Este año 2020 nos ha traído grandes sorpresas y tragedias que nunca imaginamos llegaríamos a vivir en nuestra humanidad. Desde el inicio de la misma, a comienzos de este año, pudimos ver como la pandemia comenzaba a afectar nuestras vidas y diario vivir. Lo que parecería era una pausa de quedarse en casa por dos semanas lleva ya casi diez meses y no termina, por el contrario parece que podría tomar más tiempo antes de que el virus sea controlado.

 

Las celebraciones de importantes fiestas religiosas de la comunidad hispana, en la Arquidiócesis de Washington y alrededor del mundo, han sido afectadas y continuarán exigiendo en el presente y futuro inmediato una norma disciplinaria de distanciamiento social, como también el evitar grandes concentraciones de grupos humanos por el peligro del contagio de la epidemia. 

 

Es de suponer que nuestra gran peregrinación, con motivo de la Fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, también se verá afectada como todas las celebraciones y procesiones que a lo largo del año todas las comunidades parroquiales organizan. 

 

Por primera vez en muchos años, no tendremos en persona la peregrinación, rezo del Rosario y la celebración de la Eucaristía. Dicha celebración que será presidida por nuestro nuevo cardenal, monseñor Wilton Gregory, será llevada a sus hogares a través del Internet y las redes sociales. 

 

Nuestro pastor, el arzobispo Gregory será elevado como miembro del Colegio de Cardenales por el papa Francisco el sábado 28 de noviembre. A su regreso de Roma, la celebración en honor a Nuestra Señora de Guadalupe será una de las primeras Eucaristías que el cardenal Gregory celebrará con la comunidades inmigrantes y multiculturales presentes en la Arquidiócesis de Washington. 

 

Es mi deseo invitar a toda la familia hispana de la Arquidiócesis, para que se unan a nuestro pastor, el cardenal Gregory, en acción de gracias a Nuestro Señor y le encomendemos bajo el amparo maternal de la Virgen para que Dios le proteja y le dé muchos años más de vida y servicio episcopal en nuestra iglesia particular de Washington. La Eucaristía y el Santo Rosario se estarán transmitiendo en vivo el 12 de diciembre a la 1:30 de la tarde desde la catedral de San Mateo. No olvide sintonizarse y participar en oración en la fiesta de María de Guadalupe, ella nos proteja de la pandemia que hoy sufre la humanidad.