Un centenar de escuelas y parroquias de la Arquidiócesis de Washington han solicitado entradas para participar en la misa y manifestación por la vida que se realizará el 24 de enero en el Capital One Arena, cuyas puertas se abrirán a las 6:15 de la mañana. 

"Hemos distribuido 20 mil entradas, de las cuales 7 mil son para nuestras parroquias y unos 13 mil son para otras 80 diócesis que ya confirmaron su participación", dijo Juan Aznarán, coordinador regional de la pastoral juvenil de esta arquidiócesis que organiza el evento.

Los jóvenes católicos que no tienen entradas, aún están a tiempo de hablar con su párroco o líder del ministerio juvenil de su parroquia para obtenerlas.

Juan aconseja a los participantes que utilicen el Metro y se bajen en la estación Gallery Place (línea roja).

Por razones de seguridad, solo podrán ingresar las personas que tengan un morral pequeño con cordón (llamado en inglés "drawstring bag"). No se permitirán bolsos grandes.

La arquidiócesis proveerá carteles para los jóvenes, tanto al ingresar como al salir del evento. Al salir de la misa la multitud se dirigirá a la gran Marcha Anual por la Vida en el Mall de Washington.

Aznarán aconsejó revisar las condiciones climáticas antes de salir de casa para llevar la ropa adecuada. Puede haber un frío intenso y es importante equiparse bien para esta actividad que incluye marchar al aire libre por las calles de Washington.

"En este país vemos a los bebés en camino como un impedimento para realizar los planes y alcanzar los sueños. Con este evento queremos recordarle a la gente que eso no es verdad", dijo Juan para quien la vida es 'un regalo de Dios'. 

Considera que todos merecemos tener la oportunidad de vivir, ya que todos los seres humanos fuimos creados por Dios y tenemos una dignidad que nadie nos puede quitar.

"Ser provida es más que rechazar el aborto, es ayudar al enfermo, las personas mayores, los inmigrantes y los encarcelados", aclaró Juan, quien funge como coordinador de voluntariado de la misa y manifestación por la vida.

Su equipo de voluntarios es de cincuenta personas (principalmente de las universidades Trinity, Maryland, Howard y George Washington) y va en aumento ya que el trabajo de organización y limpieza es arduo. 

Este año se ha invitado a participar en 'el rally' a los estudiantes de octavo grado de las escuelas católicas de Washington y el sur de Maryland. Así lo informó Miryan Cabrera, coordinadora de inscripciones de los estudiantes hispanos en el sistema escolar arquidiocesano.

"Las escuelas están respondiendo a esta invitación. Por ejemplo, la escuela Santa María de Landover Hills llevará 25 estudiantes y la escuela San Matías de Lanham otros 22 alumnos para llenar un autobús y ser parte del 'rally' por la vida", dijo Miryan confirmando que los alumnos de octavo grado de ambos planteles van a participar. "Es importante que los alumnos de las escuelas intermedias también participen en estas actividades provida -dijo- para que amplíen sus perspectivas en cuanto al valor de la vida".

Igualmente, se invita al público en general, católico o no católico, de toda edad, a que acudan el viernes 24 de enero directamente a la Marcha por la Vida que empezará a las 11AM en el Mall de Washington (calle 12).

Estudiantes unidos

Una de cuatro mujeres en Estados Unidos ha tenido un aborto y eso le ha impactado grandemente a la joven Nichole Cufiño (19). En la Universidad del sur de la Florida, donde ella estudia, hay grupos "prochoice", que promueven que una mujer embarazada debe tener la libertad de practicarse un aborto inducido. "No es justo que se ofrezca un solo enfoque a los estudiantes", pensaba Nichole. Como no había un grupo provida, decidió crear en octubre pasado un grupo de estudiantes por la vida.

Le puso el nombre "El cuarto perdido", haciendo referencia a ese cuarto de mujeres que optaron por abortar.

En pocas semanas el grupo ya cuenta con 25 miembros y 90 posibles miembros que serán contactados. Cuatro de ellos viajarán a Washington, en representación del grupo, para participar en la Marcha por la Vida. Van a ir recogiendo estudiantes provida (interesados en ir a la marcha) por varias ciudades de la costa este, en un autobús de la organización nacional "Estudiantes por la Vida de América” (SFLA) de la cual son parte. La organización les ha ayudado a establecer el grupo y desarrollar su misión provida.

"Soy muy apasionada de este movimiento. La vida y poder concebir dentro de nosotras, son regalos de Dios", dijo esta estudiante católica de la parroquia san Marcos Evangelista de Tampa.

Está convencida de que "Planned Parenthood" (una organización que brinda atención de salud reproductiva) les está mintiendo a las mujeres en cuanto a los métodos anticonceptivos, a los que la Iglesia Católica se opone. "Son químicos" que estamos ingiriendo -dijo la joven de raíces colombianas que estudia ciencias biomédicas y psicología, y quiere ser médica. Cree que es importante invertir más fondos en la investigación sobre la salud de la mujer.

"Voy a participar en la Marcha por la Vida para convertir mi voz en una voz más grande que la mía y así compartir este movimiento con todas las otras personas que están apasionadas por defender la vida", expresó.

Estudiantes por la Vida de América es la más grande organización provida de jóvenes a nivel nacional. Con sede en Fredericksburg, Virginia, SFLA sirve a más de 1.200 grupos de escuelas secundarias, colegios comunitarios y universidades en todos los 50 estados del país. Inf: studentsforlife.org.