Cientos de files le dieron una calurosa bienvenida a monseñor Wilton Gregory en su condición de nuevo arzobispo de Washington. La misa se realizó el domingo 26 en la catedral de San Mateo Apóstol, en donde previamente se cumplió con la tradición de golpear tres veces con un mazo las pesadas puertas y esperar que se abran en señal de bienvenida. El nuevo pastor de la iglesia local ingreso en medio de aplausos y respondió las muestras de cariño rociando agua bendita a los presentes.

El nuevo arzobispo de Washington cumplió con la tradición de golpear tres veces con un mazo las pesadas puertas de la catedral de San Mateo Apóstol.(Foto/Andrew Rozario)


El arzobispo Gregory fue recibido por monseñor W. Ronald Jameson, rector de la catedral, quien le dijo “le damos la bienvenida a su catedral. Hoy comienza un nuevo capítulo en la historia de esta catedral” y le entregó la cruz para venerarla y que presida la ceremonia religiosa.

“Siento en este momento una gran emoción. Iniciamos una etapa nueva, nuevas amistades y una relación que estoy seguro que será fructífera y llena de alegría. Juntos enfrentaremos nuestro futuro y oramos para que sea un futuro bendecido por Dios”, dijo el nuevo arzobispo de Washington al inicio de su homilía. 

El arzobispo Gregory bendice a los fieles que asistieron a su primera misa en la catedral. (Foto/Andrew Rozario) 

Agregó que siempre le pide al Espíritu Santo que lo llene de sus dones, a fin de que lleve adelante la misión de guiar y cuidar de esta Iglesia local que ahora Dios le ha confiado.

“Ruego que me dejen entrar para que juntos podamos fortalecernos mutuamente, animarnos unos a otros y esperar juntos la bendición celestial. Que Dios Todopoderoso, que nos ha dado un nuevo nacimiento por agua y el Espíritu Santo, nos guarde por su gracia", manifestó el arzobispo Gregory. 

Monseñor Wilton Gregory fue claro en señalar que se necesita de la ayuda divina, del trabajo de los religiosos y la cooperación de los fieles de la arquidiócesis de Washington para enfrentar los desafíos que se tienen por delante.  “Cuando llamé a la puerta de la catedral de San Mateo, no he buscado entrar en un edificio sino en la vida de los fieles que conforma esta iglesia local. Ruego que me dejen entrar para que juntos podamos fortalecernos unos a otros. Dios los bendiga y yo me alegro que me dejen entrar”.

La misa de bienvenida al nuevo arzobispo de Washington fue concelebra por los obispos auxiliares de Washington Mario Dorsonville, Roy Campbell Jr. y Michael Fisher. También estuvieron el arzobispo Charles Gabriel Palmer-Buckle de Cape Coast, (Ghana); y monseñor John Enzler, presidente de Caridades Católicas de la Arquidiócesis de Washington.

Al concluir la misa, el arzobispo Wilton Gregory se dirigió a la puerta principal de la catedral para saludar personalmente a los files, bendijo a los niños y tuvo palabras de aliento para las personas enfermas y discapacitadas.