La defensa del derecho internacional a la libertad religiosa fue el punto central del simposio "Stand Together to Defend International Religious Freedom", organizado esta semana por la embajada de Estados Unidos ante la Santa Sede.

Una importante iniciativa promovida por la propia embajada junto con #StandTogether Project: una plataforma digital, inclusiva y ecuménica, creada para dar voz a todos los cristianos que viven en situaciones de discriminación o persecución.

La reunión fue inaugurada por la embajadora de Estados Unidos ante la Santa Sede, Callista L. Gingrich, y contó con la presencia de diplomáticos, líderes religiosos, representantes de la sociedad civil y del mundo académico.

Las intervenciones hablaron del papel que desempeña la prensa a la hora de llamar la atención sobre la cuestión de la libertad religiosa y profundizaron en la necesidad de lograr un enfoque de colaboración para detener el aumento de la persecución religiosa en el mundo.

Medios, sensibilicen a la opinión pública

En el evento participó además el cardenal secretario de Estado, Pietro Parolin; encargado de pronunciar el discurso final y Paolo Ruffini, Prefecto del Dicasterio para la Comunicación de la Santa Sede, quien expuso el tema de la sensibilización de la opinión pública a través de los medios de comunicación acerca de la persecución religiosa.

Por su parte, Ruffini subrayó que no se puede servir a la verdad con desinformación, "la cual está hecha de silencios", pero también de medias verdades, o de la instrumentalización de la verdad: "Es necesario ser muy cautelosos ante el riesgo de borrar, de hacer desaparecer cualquier forma de diálogo, cualquier mínimo común denominador. Es el riesgo de construir tribus en lugar de comunidades, incluso a través de una comunicación errónea. Tribus fundadas en la exclusión del otro, sobre el odio del otro. A menudo con el pretexto de querer poner a Dios del propio lado".

Perseverancia en el relato de la verdad

Y en este sentido, el Prefecto del Dicasterio para la Comunicación, recuerda a los periodistas el consejo propuesto por el autor de la Carta a los Hebreos, citada varias veces por el Papa Francisco: "Tened perseverancia".

"Perseverancia, tanto en el relato de la verdad como en la construcción, también a través de los medios de comunicación, de las condiciones para que nadie sea perseguido o sometido a la coerción y a la violencia a causa de su religión".

Perseverancia también "al recordar -como decía Juan Pablo II- que el Estado no puede reivindicar ninguna competencia, directa o indirecta, sobre las convicciones religiosas de las personas".

Respetar los derechos fundamentales

Y sobre la defensa de la libertad religiosa, resaltan las palabras del card. Parolin:

«Detrás de las violaciones del derecho a la libertad religiosa está la intolerancia de quienes consideran inferior o de segunda clase, a cualquier otra religión que no sea la propia, pero también la proclamación de los llamados "nuevos derechos humanos" que chocan especialmente en los espacios públicos, con los derechos fundamentales como la libertad religiosa, el derecho a la vida, y los que hacen referencia a la institución del matrimonio».

Asimismo, el purpurado dejó claro que las violaciones de la libertad religiosa "son un ataque agresivo que afecta al núcleo mismo del disfrute de los derechos humanos fundamentales, necesarios para el desarrollo de la persona humana, de la sociedad, y para la coexistencia pacífica de las naciones".

Proteger a la familia humana

Desafortunadamente, a pesar de todos los esfuerzos realizados, las violaciones continúan - añadió el secretario de Estado Vaticano- "a menudo ocurren con impunidad y a veces reciben poca o ninguna atención de los medios de comunicación".

"Es por ello que los que trabajan en el campo de las comunicaciones sociales deben sacar a la luz las amenazas al bien común de la familia humana, como lo son las graves violaciones de la libertad religiosa", concluyó Parolin haciendo hincapié en que la Santa Sede "seguirá estando plenamente comprometida con la promoción de la libertad religiosa, ya que este derecho fundamental está íntimamente ligado a la protección de la conciencia y a la defensa de la persona humana". Vaticano News