La participación y el apoyo familiar son fundamentales para recibir la Primera Comunión, uno de los momentos más importantes en la vida de todo niño o niña.

Ese momento llegó, hace unos días, para 35 estudiantes de la escuela católica primaria St. Francis International. Ellos, luego de una larga preparación espiritual, recibieron el sacramento de la Eucaristía ante la presencia de familiares y fieles.

En el acto  religioso, el hermano Chris Posh les dijo a los pequeños que la Primera Comunión es el día de más ilusión, fe y esperanza para cualquier niño/a, pues representa un encuentro muy especial con Dios. “Recibir el cuerpo y la sangre de Cristo refuerza la alianza de amor entre el Padre y sus hijos”.

Exhortó a los padres de familia a trabajar unidos en el seno del hogar para que sus hijos conserven esa ilusión de poder siempre recibir a Jesús en la Eucaristía.

Dijo que los padres, como cabeza de familia, tienen la responsabilidad de no descuidar de llevarlos a la misa dominical, de encaminarles por el camino de la fe e indicarles que a pesar de su corta edad son una parte importante de la Iglesia.

El hermano Posh puntualizó que la Primera Comunión es una fiesta que hay que vivirla con alegría y que si los padres se las hacen vivir en grande a sus hijos, no olvidarán nunca ese momento, por lo que siempre podrán responder a la fe, así como  a la consagración de los sacramentos.

El momento más emocionante de la misa fue cuando el hermano Posh llamó al altar a los niños para que lo acompañen en el momento de la consagración de pan y el vino.

Tobias Harkleroad, director de la mencionada escuela, explicó que cada año los niños de diferentes grados son preparados de manera adecuada para recibir en comunidad el sacramento de la Eucaristía. “Estamos contentos con el apoyo de los padres de familia para que sus hijos puedan recibir su Primera Comunión de una forma adecuada, alegre y con ilusión”.

Después de la ceremonia religiosa los niños participaron en una recepción con sus compañeros de clases y familiares para festejar la entrada del nuevo miembro de la familia a la comunidad cristiana.

Los pequeños, luciendo sus atuendos blancos, disfrutaron de los alimentos preparados por sus padres. En el auditorio de la escuela los niños tuvieron la oportunidad de tomarse fotos para el recuerdo, donde accesorios como la vela, el Rosario y el libro de la Primera Comunión fueron mostrados con orgullo.

St. Francis International School es una escuela regional católica de la Arquidiócesis de Washington fundada en el 2010, mediante la fusión de los colegios católicos San Camilo y San Marcos.

Actualmente más de 400 estudiantes, del K al 8º grado, reciben educación católica en Silver Spring. Más del 80 por ciento de los estudiantes tienen padres procedentes de 50 países diferentes, en su mayoría procedentes de Centroamérica y África.