Con ocasión del Día de Acción de Gracias, la comunidad se moviliza para ayudar a los más vulnerables.

Caridades Católicas, la rama de servicio social de la Arquidiócesis de Washington, sirve a los más necesitados todo el año, pero en esta fecha especial hace un mayor esfuerzo para que todos tengan alimentos y la oportunidad de compartir en comunidad el jueves 28 de noviembre (Thanksgiving).

En este tiempo del año tradicionalmente se dona tiempo, enseres y dinero a los más pobres y el gesto se extiende hasta fin de año, coincidiendo con las últimas semanas en que los contribuyentes pueden donar para recibir deducciones de los impuestos 2019.

Caridades Católicas dio inicio a esta temporada con una colecta de alimentos virtual (catholiccharitiesdc.org/VFD) para recaudar fondos en apoyo a los programas que batallan contra la hambruna en el Distrito de Columbia y cinco condados de Maryland. “Es una oportunidad para hacer un impacto directo y duradero en aquellos que viven en la pobreza en nuestra comunidad”, dijo la organización no lucrativa en un comunicado. “Cada dólar que se done va para apoyar, no a uno, sino a cuatro programas que responden a varias formas de inseguridad alimenticia”.

Caridades Católicas es líder en la lucha contra el hambre a nivel local. El año pasado, brindaron más de 2.5 millones de comidas a necesitados y distribuyeron más de un millón de libras de alimentos a bancos de comida. Sirvieron 16 mil comidas calientes en el programa de cenas llamado St. Mary’s Meals y más de 34 mil personas pudieron comprar alimentos nutritivos a precios razonables por medio de la red de alimentos SHARE.

Los fondos recaudados en la nueva campaña apoyarán los siguientes programas de Caridades Católicas que buscan asegurar que las poblaciones vulnerables tengan acceso a alimentos.


  • Banco de comida del Sur de Maryland– Distribuye 1.2 millones de libras de alimentos al año y apoya a más de 8 mil familias e individuos cada mes por medio de los bancos de alimentos, hogares, etc. Opera el camión alimenticio móvil “Meals and Hope”, que distribuye alimentos calientes y nutritivos semanalmente a familias en necesidad. También cuenta con el programa “Snack Sak” que apoya a las escuelas públicas con más de 170 bolsas de comida para niños en crisis cada semana. Igualmente ayuda a la juventud del sur de Maryland y a adultos mayores con bolsas de alimentos en casas de retiro y comunidades de la tercera edad. Unos 120 ancianos pobres reciben alimentos que en total representa 17 mil libras de comida al año.
  • Red de alimentos SHARE– Ayuda a ahorrar dinero en alimentos saludables y nutritivos. Se prove alimentos a bajo costo a familias e individuos.
  • St. Maria’s Meals–Servicio seminal que supple las necesidades de personas que batallan contra el hambre y la falta de vivienda. Brinda comida nutritive y caliente, un sentido de comunidad y conexión. Cientos se benefician del camión móvil de alimentos en el centro de Washington los miércoles y en Camp Springs los martes. 
  • Cup of Joe –programa creado para asegurar que las personas que dueremen en los refugios de emergencia nocturnos de Caridades Católicas y otros tres albergues transicionales, reciban desayunos cada día. Los voluntaries preparan bolsas de desayuno que se distribuyen en ocho refugios, los cuales brindan un lugar Seguro para dormir a más de mil personas cada noche.  
     Para donar a la campaña Virtual Food Drive, visite: catholiccharitiesdc.org/VFD.