Cuatro hombres de fe dijeron sí a la invitación del Señor y se convirtieron en diáconos transitorios el sábado 8 de junio en una misa de ordenación encabezada por el nuevo arzobispo de Washington, monseñor Wilton Gregory, en la catedral de San Mateo.

Su título es transicional ya que los recién ordenados se convertirán en sacerdotes al concluir su formación en los seminarios arquidiocesanos. Para beneplácito de la comunidad hispana, dos de estos nuevos diáconos son hispanos: Emanuel Daniel Lucero y Francisco Rodríguez Pérez. 

Al inicio del rito de ordenación, los hombres de fe fueron llamados al frente del altar para ser presentados formalmente a la feligresía y se les preguntó si serán ordenados por el arzobispo. Una vez que el arzobispo los acepta, la asamblea aplaude en señal de aprobación.

Seguidamente, ante familiares, amigos y seminaristas, el arzobispo Gregory les habló sobre su ministerio.

"A ustedes se les confía el libro de los Evangelios para dar la buena nueva, para que se conviertan en la buena nueva para los pobres e inmigrantes", les dijo el principal celebrante y homilista.

"La Iglesia usa a los diáconos para que sirvan en el ministerio de Jesús. Esta ordenación los ubica a ustedes en la misma categoría ministerial", les dijo durante su homilía.

"El diácono es un hombre que sacramenta el regalo de la Iglesia. Ustedes dijeron sí a la invitación del Señor y hoy la Iglesia de Washington les da las gracias a sus familias por los roles que jugaron y seguirán jugando en sus vidas, a fin de guiarles hacia Cristo".

Les pidió que siempre recuerden que Cristo está presente en cada momento de sus vidas. "Sean gentiles como Jesús", les dijo monseñor Gregory durante la misa en la cual se les proclamó ante la Iglesia en pleno como diáconos transitorios.

En medio de los retos que encara la Iglesia, el arzobispo les pidió que ofrezcan una renovación de la fe. "Tienen mi eterno afecto y mi eterno apoyo", dijo instándolos a servir a esta Iglesia a la imagen de Cristo. 

Luego continuó la ceremonia con la promesa de los cuatro hombres de fe. El arzobispo les preguntó si aceptan las responsabilidades como nuevos diáconos. Entonces, ellos prometieron obediencia y respeto a los obispos y sus sucesores. El rito incluyó la letanía de súplicas, cuando la Iglesia ofrece sus oraciones por los ordenados, invocando la intercesión del Espíritu Santo. Luego de una oración y canto, los ordenandos se arrodillaron ante el arzobispo quien colocó sus manos sobre cada uno como señal de ordenación. Para concluir el rito, el arzobispo le pidió a Dios que dedique a los recién ordenados al servicio del Evangelio.

Entonces los cuatro diáconos fueron vestidos con la estola y la dalmática. La dalmática es una vestidura característica del diácono, que no es igual a la del subdiácono ni del acólito -aunque sean muy similares. Luego colocaron sus manos en el libro de los Evangelios. Al concluir, los obispos y diáconos presentes intercambiaron el signo de la paz con los recién ordenados.

Acompañaron al arzobispo en esta misa de ordenación, los obispos auxiliares Dorsonville, Roy Campbell y Michael Fisher.

Los otros diáconos transitorios son: Stefan Laurent Yap y Jeremy Wayne Hammond.

Quienes sienten el llamado al sacerdocio, pueden comunicarse con la oficina de vocaciones sacerdotales de la Arquidiócesis de Washington al email [email protected] o visite dcpriest.org.

El próximo sábado 15 de junio a las 10AM será la ceremonia de ordenación de diez nuevos sacerdotes en la basílica de la Inmaculada Concepción (400 Michigan Ave., NE, Washington DC). Tres de ellos hablan español. La misa es abierta al público y también puede verse en YouTube en vivo: youtube.com/washarchdiocese.