Los retos que encaran los padres, niños y ancianos en las parroquias arquidiocesanas, fueron expuestos por expertos de Caridades Católicas en una reciente reunión con concejales del condado de Montgomery.

Los padres inmigrantes experimentan desorden de estrés postraumático, analfabetismo, separación familiar, barreras culturales y de idioma, también dificultades para conseguir empleo. 

A ellos, a veces se les paga menos del salario mínimo o del Mercado o no se les paga y como no tienen documentos temen protestar. 

Encaran retos en el sector vivienda, con los elevados precios de la renta terminan hacinados con sus hijos u amigos en sótanos que pueden costar entre 800 y 1.200 dólares o en cuartos a un costo promedio de 500 dólares por mes. 

El acceso a servicios de salud en Virginia y Maryland es otro reto, con excepción del Distrito de Columbia, donde los indocumentados tienen un buen seguro que les cubre incluso operaciones.  

Los niños inmigrantes encaran acoso escolar (bullying), negligencia de los padres, abandono, embarazo en la adolescencia, violencia de pandillas, también estrés postraumático y la presión de grupo que afecta a todos los niños y adolescentes. A eso se suma que no tienen motivaciones ni buenos modelos a imitar ni alta autoestima y sus metas educativas son pobres.

Los ancianos inmigrantes enfrentan los mismos retos como el abandono, la negligencia y el abuso, pero además enfrentan la soledad, enfermedad y aislamiento. 

A estos retos hay que sumarle los retos financieros que encaran niños, padres y más aún los ancianos que no tienen ingresos.

Recomendaciones

Los representantes de Caridades Católicas dijeron que es importante crear plataformas sociales, de información y de redes para los inmigrantes. Hay que establecer comités de bienvenida, auspiciar actividades con mentores y enfocarse en motivar/formar a los inmigrantes para que aprovechen su potencial y logren sus metas. 

En la reunión se habló también de estrategias para ayudar a los jóvenes que vienen del extranjero: "Hay que ayudarles a involucrarse en sus comunidades y establecer estrategias para prevenir el crimen, el consumo de drogas y el involucramiento en pandillas”.

A los inmigrantes en escuelas y universidades hay que alentarles y darles orientación a fin de que los estudiantes de secundaria se enfoquen y alcancen sus metas (según su vocación). 

Los consejos de los expertos son formar grupos de estudio y redes de tutores, alentarlos a "soñar en grande" y motivar a los estudiantes a participar en clubes escolares y hacer deportes.