De los 262 millones de niñas, niños y jóvenes no pueden ir a la escuela. De ellos, la mitad, 132 millones son niñas entre 6 y 17 años no asisten a la escuela. Las adolescentes en zonas de conflicto tienen un 90 por ciento más de probabilidades de no acceder a la escolarización. 1 de cada 4 niñas declaran que nunca se sienten seguras al utilizar los aseos de la escuela. Anualmente hay 7,3 millones de partos de adolescentes menores de 18 años de los cuales 1,1 millón se dan entre niñas menores de 15 años. Cada año 12 millones de niñas son casadas antes de cumplir 18 años.  650 millones de mujeres han sido forzadas al matrimonio infantil. Más de una de cada tres, antes de los 15 años.

Entreculturas trabaja defendiendo y protegiendo a miles de niñas y niños en situación de refugio, violencia, pobreza o exclusión, haciendo posible que tengan acceso a la educación. Entreculturas vuelve a hablar de su ya conocida silla roja que este año quiere representar el lugar que las niñas deberían ocupar y las posibilidades que la educación ofrece a la infancia que sufre mayor desigualdad. Cada vez que una niña se sienta en la silla de la educación multiplica su capacidad de tener una vida digna, aumenta la posibilidad de escapar de la violencia, disminuye la probabilidad de un embarazo temprano y duplica sus opciones de tener recursos propios y acceder a otros derechos.


Vaticano News entrevistó a Lucía Rodríguez responsable del departamento de "Incidencia política" de la fundación Entreculturas, y explica que esta fundación trabaja en 37 países, formando parte de una gran red global. 

El informe “Seguras para aprender en libertad” ilustra y reivindica el modelo de educación que Entreculturas promueve y defiende para proteger y empoderar a las niñas en el mundo. La violencia de género hacia ellas es una de las barreras más determinante y limita el ejercicio igualitario de sus derechos. La escuela, espacio privilegiado en el que hacer realidad sus derechos, tiene que estar preparada para protegerlas al mismo tiempo que debe servir para construir otro modelo de relaciones y, por tanto, de sociedad.

Guatemala es uno de los países en los que Entreculturas trabaja, junto a Fe y Alegría, promoviendo la protección y el empoderamiento de las niñas a través de espacios para el acompañamiento y la atención psicosocial en los centros educativos. Por eso, con motivo del lanzamiento, nos acompañará Kim Chivalan. Kim es una joven guatemalteca de la zona rural de Totonicapán y quiere ser locutora, un sueño que cada vez está más cerca, aunque no siempre fue así. Kim, como muchas otras niñas de su comunidad, ha tenido que pelear desde su infancia por un derecho universalmente reconocido, el derecho a la educación. Vaticano News