Con la consigna de innovar, transformar y progresar, la escuela católica Bishop McNamara inició, el 12 de diciembre, las labores de construcción del centro de innovación y ciencia La Reina. 

Será un núcleo para la tecnología, la colaboración y el descubrimiento que ofrecerá nuevos programas académicos de ciencia, tecnología, seguridad cibernética, ingeniería, espíritu empresarial y multimedios.

Esta escuela secundaria de Forestville, Maryland, les brindará a los estudiantes experiencias de aprendizaje práctico y de la nueva generación con la esperanza de desarrollar a los innovadores del mañana.

"Es un gran día para McNamara", exclamó Robert Summers de la junta directiva escolar al iniciarse la ceremonia.

"Este centro va a brindar realmente oportunidades sin precedentes para desarrollar a los innovadores del mañana", según Marco Clark, presidente de la junta directiva de la escuela. Él ve este centro con visión de futuro y lo califica como un legado a la escuela y comunidad.

Clark habló un poco de la historia de la escuela y agradeció a la familia escolar McNamara (86 por ciento contribuyeron), al comité ejecutivo encargado del proyecto, a la junta directiva y a todos los sectores que contribuyeron. 

Este centro generará un gran impacto en las generaciones venideras, expresó Steve Proctor, presidente honorario de la campaña.

La ceremonia se llevó a cabo en los jardines de la escuela y el obispo auxiliar Roy Edward Campbell estuvo a cargo de la oración de apertura y la bendición del sitio propiamente donde se construirá la nueva edificación.

En la ceremonia de colocación de la primera piedra, los representantes de los principales sectores involucrados en el proyecto enterraron simbólicamente una pala en un pequeño sector del terreno, un simbolismo que se presta para celebrar y tomar fotos para la historia de la escuela.

El nuevo centro, que será parte de la edificación escolar, contará con 20 mil pies cuadrados, un estudio audiovisual, un salón de medios de comunicación, espacio para presentaciones, para aprendizaje basado en proyectos y planeamiento de los docentes.

Tendrá siete salones de clase, de los cuales cinco serán laboratorios de ciencia e innovación: química, física y ciencias de la salud. 

El moderno laboratorio de innovación será el núcleo central del edificio, equipado con impresoras 3D, componentes de computadoras y más tecnología de avanzada.

La comunidad estudiantil podrá explorar, crear, descubrir, colaborar e innovar. En el centro se preparará al estudiantado para el éxito en la secundaria y en la fuerza laboral del futuro.

"Este centro será algo revolucionario, un cambio en la comunidad", expresó en el evento Diana León, de la oficina de la ejecutiva Ángela Alsobrooks del condado de Prince George, quien celebra que este centro no sea solamente para los estudiantes de McNamara. De hecho, después del horario de clases, el centro funcionará como un núcleo para el aprendizaje de adultos en: entrenamientos en el campo de la tecnología, certificaciones en seguridad cibernética y otras áreas. 

Se beneficiará la comunidad de Prince George -ha manifestado la ejecutiva al respecto-. "Sabemos que la educación STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas -por sus siglas en inglés) es clave para asegurar que nuestros jóvenes puedan competir profesionalmente después de la escuela secundaria. La educación y entrenamiento que se ofrecerán en el centro, crearán las bases para que nuestros estudiantes ingresen a la fuerza laboral dominada por la ciencia y la tecnología", según la ejecutiva de Prince George. "El inicio de esta obra es emocionante porque los programas que se van a ofrecer ayudarán a adultos y personas mayores a actualizarse y adaptarse a un ambiente de trabajo constantemente cambiante".

De este centro de innovación, saldrán los innovadores del mañana -coincidieron quienes lo han concebido. 

Ha sido una labor mancomunada de diversos sectores, administradores de la escuela, líderes de la comunidad, gobierno local y estatal, maestros, estudiantes y generosos benefactores como Deloit.

Trabajan en este proyecto de 12 millones de dólares, la compañía de arquitectura Grimm & Parker y la empresa de construcción Scheibel Construction. El centro abrirá sus puertas en junio del 2021.

La escuela secundaria Obispo McNamara se ha dedicado a empoderar a los estudiantes para que se conviertan en los líderes del futuro. Un 85 por ciento del estudiantado viven en el condado de Prince George. Este centro se enfocará en el desarrollo profesional de los residentes del condado en trabajos vinculados a STEM, de modo que impulsará la economía y prosperidad de la región.