Estudiantes de las escuelas católicas de Maryland experimentaron una dinámica jornada cívica participando en el reciente Día de Cabildeo de las Escuelas Privadas en el capitolio de Annapolis.

Fue una oportunidad para que los participantes conozcan cómo se hacen las leyes en Maryland y cómo es un día en la vida de un legislador. Visitaron las instalaciones de ambas cámaras del capitolio estatal y presenciaron sesiones legislativas en curso.

El estudiante Jaime Reyes (18) dijo: “Desde la clase de Gobierno del año pasado me empecé a interesar porque aquí se toman decisiones que afectan a todos".

Reyes llegó con un grupo de 18 alumnos de la Escuela Secundaria Católica Monte Carmelo de Essex, condado de Baltimore.

Su compañera de clase Katya Díaz (18), preocupada por el interés legislativo de subir el salario mínimo a 15 dólares en Maryland, señaló que "las empresas pequeñas no van a poder pagarles a sus empleados y tendrán que cerrar".

Díaz dijo a los legisladores que no es justo, que muchos correrán el riesgo de quedarse sin empleo o sus jefes les reducirán las horas laborales.

Los estudiantes protagonizaron también una manifestación a favor de las escuelas privadas ante varios políticos. Luego visitaron los despachos de delegados y senadores para abogar por proyectos legislativos de interés para el sistema educativo privado, como el Programa de becas de expansión de oportunidades y opciones para los estudiantes de hoy (BOOST).

La iniciativa brinda becas para asistencia para la matrícula escolar a estudiantes elegibles (según el ingreso familiar) a fin de ayudarlos a cubrir los costos de una escuela privada.

Los estudiantes llevaron un mensaje en apoyo a esta iniciativa y al aumento de fondos para este fin.

"Mi mamá es madre soltera y las becas BOOST son de gran ayuda para que mis dos hermanas y yo podamos estudiar", contó Amy Vásquez (16) de la escuela católica Don Bosco Cristo Rey (DBCR).

Actualmente su madre paga mil dólares al año de matrícula, pero si le quitan la beca se le hará difícil pagar y Amy tendrá que regresar al sistema escolar público. "Hay padres que no ganan mucho dinero como para poder pagar más de matrícula escolar en la escuela de sus hijos", dijo quien vino a abogar por los fondos para Boost que se vienen distribuyendo desde hace cuatro años, pero en esta sesión legislativa están en riesgo.

"He tenido más oportunidades en una escuela católica, también la experiencia de trabajar (para cubrir sus estudios, como parte del currículo) y no quiero perder eso", subrayó la joven de raíces salvadoreñas.

El congreso estatal está considerando el proyecto de ley HB100/SB125, vinculado al presupuesto fiscal 2020. El gobernador Larry Hogan está proponiendo un aumento de fondos, de 7.6 millones a 10 millones de dólares para las becas BOOST, pero la propuesta no ha sido bien recibida por los políticos.

Jaquelyn Acevedo (15) de la escuela DBCR de Takoma Park, Maryland, vino con la clara intención de preguntarles a los políticos de Annapolis cuál es la razón por la cual no apoyan las becas BOOST.

"¿Por qué recortar los fondos si a nosotros, los alumnos, nos beneficia mucho?", dijo la joven de raíces salvadoreñas. "Es una buena ayuda para los estudiantes y para las escuelas".

En las audiencias a nivel de comités ya se está hablando de reducir gradualmente los fondos de esta iniciativa hasta eliminarla. Es difícil predecir el futuro de BOOST en esta sesión. El cabildeo a delegados y senadores es más importante que nunca. El primero de abril es la fecha límite para aprobar el presupuesto fiscal.

Los alumnos que reciben esta beca son elegibles para almuerzo gratis o a precio reducido en las escuelas. Un 57 por ciento de ellos son niños de grupos minoritarios, más de 500 son hispanos (incremento de 43 por ciento).

La demanda de becas BOOST continúa creciendo, ya que permite que los estudiantes pobres de escuelas públicas se transfieran a escuelas privadas, que brindan alta calidad de educación y buenas oportunidades académicas.

La fecha límite para inscribirse en este programa (2019-2020) es el 17 de abril. Inf: visite marylandpublicschools.org/boost o envíe un email a [email protected] Para detalles, visite educationmaryland.org/BOOST.

La buena noticia es que está avanzando un proyecto legislativo a nivel federal (Education Freedom Scholarships) que podría significar más becas para estudiar en escuelas católicas.

Los fondos para las becas vendrían de las donaciones voluntarias de los contribuyentes a organizaciones de becas identificadas por cada estado. El donante recibiría una deducción en su declaración de impuestos federal. En 17 estados existe este tipo de programas.

Los niños y jóvenes también entregaron tarjetas para expresar sus puntos de interés y las gracias a los legisladores, en representación de los más de 120 mil estudiantes de escuelas privadas.

En las tarjetas también pidieron apoyo a los programas de fondos para seguridad en escuelas privadas y de fondos para la expansión de la educación preescolar (a nivel estatal), de libros escolares y de escuelas antiguas.

En la citada actividad, organizada cada año por la Conferencia Católica de Maryland, participaron treinta escuelas, incluyendo planteles de denominación luterana, judía y cristiana.

Infórmese y abogue por causas católicas en Maryland: mdcatholic.org.