Mientras el beneficio de la acción diferida (DACA, siglas en inglés) aún no tiene una resolución definitiva, el senador democráta Tim Kaine anunció, ante un grupo de ‘soñadores’, que Marymount ha concedido becas a 50 ‘dreamers’ que son estudiantes de la citada universidad.

No nos quedaremos cruzados de brazos esperando que el Congreso adopte medidas significativas de ayuda para los estudiantes y sus familias, sino que hay que continuar dándoles el apoyo necesario, sobre todo para que puedan pagar las matrículas universitarias, explicó. 

Medio centenar de los estudiantes de Marymount son dreamers a quienes este año se les ha concedido una beca de 8 mil dólares, gracias al nuevo programa de ayuda financiera de la universidad. 

La ayuda financiera tiene en consideración los obstáculos que enfrentan los ‘soñadores’ que van desde restricciones laborales hasta limitaciones en sus permisos de conducir. Este tipo de ayudas económicas son fundamentales porque les alientan a seguir estudiando.

Los ‘dreamers’ o ‘soñadores’ son jóvenes luchadores, trabajadores con talento, a quienes la incertidumbre por la falta de un acuerdo bipartidista en el Gobierno estadounidense les ha sumido en una situación incierta, ocasionándoles un gran estrés.

Casi la mitad de esos jóvenes, quienes llegaron siendo niños como indocumentados a territorio estadounidense, se han beneficiado de la acción diferida (DACA) que ordenó el presidente Barack Obama en el 2012. 

Marymount es un lugar único por su diversidad y, como señaló el senador Kaine, es una de las 25 universidades del país que apoya a los ‘dreamers’. El senador reiteró que “el destino de los soñadores no debería dejarse en manos del partido político que gane las elecciones, ya que no es justo abandonar a todos estos jóvenes y dejarlos en la incertidumbre. 

“Por el contrario, añadió, espero que a medida que todos los ‘soñadores’ sigan impresionando a más y más gente, llegará el día en que digamos que queremos que estos jóvenes se queden en Estados Unidos y que formen parte de nuestra sociedad”. 

Chelsea Flores, una de las estudiantes ‘dreamer’ de Marymount, expresó su agradecimiento y alegría por haber recibido la beca universitaria: “Esta beca nos va a aliviar un poquito el estrés que nos provoca la incertidumbre del DACA. Aspiro a seguir estudiando para poder obtener mi maestría en genética humana y después ir a la universidad de medicina, donde quiero especializarme en pediatría oncológica”.

A Verónica, otra dreamer de Marymount, le han concedido hasta 4 becas distintas, entre ellas la que ofrece la citada universidad. Ella asegura que sin esta ayuda financiera no hubiese podido estudiar, ya que solo el pago de la matrícula universitaria le supone unos 31.000 dólares al año. 

“Estoy estudiando administración de empresas y mi intención es aprender a abrir un negocio, a gestionar el marketing”, agregó Verónica, quien confesó que le apasiona el mundo del mercado bursátil y que “Estados Unidos es el lugar adecuado para aprender más de ello, ya que es donde hay dinero para invertir”.

Estos jóvenes se merecen la oportunidad de seguir estudiando para poder cumplir sus sueños.