El Distrito de Columbia y Maryland han sido bendecidos con una gran belleza natural que no solo hace reflexionar sobre el pedido del papa Francisco para cuidar el planeta, sino que nos lleva a redescubrir con admiración la creación divina. Varias de las exhortaciones contenidas en la encíclica “Laudato Si” también ha motivado a los estudiantes hispanos a reflexionar sobre las formas en que podríamos cuidar la vida silvestre que existe en nuestro alrededor. 

El desequilibrio climático y la vorágine inmobiliaria existente motivó a Emily Albines, estudiante de la escuela secundaria Northwood, a preocuparse por la vida silvestre en Maryland, especialmente por los esfuerzos de supervivencia que hoy experimentan los zorros rojos, venados de cola blanca, serpientes nativas del condado de Montgomery, osos negros y hasta por los gansos que proceden de Canadá y buscan refugios en los lagos del estado. 

“Siempre estuve interesada en la preservación de la fauna natural. Me preocupa que la indiferencia del hombre o el desarrollo urbano termine por cortar la cadena de vida de los animales silvestres. Esa fue la razón fundamental por la que apoyo la iniciativa del condado de Montgomery denominada ‘Viviendo con la Vida Silvestre’ y mi carrera universitaria la deseo orientar al cuidado del planeta”, dijo Albines. 

La estudiante explicó que es necesario que todos aprendamos, por ejemplo, que los zorros rojos son una de las especies más comunes de la vida silvestre que viven en el condado, que son muy adaptables y pueden encontrarse muy cerca de zonas urbanas.

“Las serpientes son uno de los animales más incomprendidos por las habitantes de zonas urbanas. En la primavera o el verano la posibilidad de encontrar serpientes en las áreas verdes aumenta, muchas de las cuales son confundidas con las especies venenosas y generan miedos innecesarios. Educarnos acerca de estas criaturas es muy importante para todos y eso nos llevaría a ser más amigables con esas criaturas de Dios”, manifestó la estudiante de origen guatemalteco. 

Señaló que la presencia de los venados de cola blanca siempre causa alegría tanto en niños como en adultos, pero muchos se olvidan que ellos se pasean por las viviendas en busca de alimentos y porque su espacio natural se ha reducido por el ‘boom’ inmobiliario tanto en Maryland como en Washington, DC. 

Emily Albines recordó que el ‘oso negro americano’ es el mayor mamífero terrestre nativo de Maryland: “Con la desaparición de bosques los osos estuvieron en peligro de extinción, pero gracias al esfuerzos de las autoridades y voluntarios ahora se puede registra una reaparición en las zonas boscosas del condado de Montgomery”.  

La estudiante enfatizó que todos deben tener presente el legado de San Francisco de Asís que fue un verdadero ejemplo del cuidado por la vida silvestre, defensor de una ecología integral y un amor por la naturaleza que nos ha sido encargada.

Cabe recordar que el título de la encíclica, “Laudato Si”, proviene del himno de San Francisco del Siglo XIII, “El Cántico de las Criaturas”, el cual utiliza la imagen católica tradicional de una relación armoniosa entre la familia de Dios, personificando al Creador y a todas sus criaturas.