Los excesos que cometen varios agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) contra los inmigrantes indocumentados son preocupantes. Hace unos días activistas comunitarios de Maryland se reunieron con políticos estatales y federales para explicar la asfixiante situación que viven quienes no tienen sus papeles migratorios en regla. Todos coincidieron en la necesidad de detener las deportaciones y la separación de familias hasta que el Congreso apruebe una ley de reforma migratoria. 

El senador Ben Cardin, quien recientemente visitó las instalaciones de la Patrulla Fronteriza en Texas, deploró las condiciones en que se encuentran detenidos los niños indocumentados y confirmó que el noventa por ciento de los inmigrantes bajo custodia no tienen “antecedentes criminales”.

“Estoy aquí para escuchar sus quejas y entiendo sus temores. Tengo que decirles que he sido testigo de las condiciones deplorables en que se retienen a padres con sus hijos, cuyo único pecado fue cruzar la frontera para pedir asilo y escapar del crimen organizado. Estas condiciones inaceptables tienen que terminar ya”, dijo el senador Cardin.  

Deni Taveras, concejal del Distrito 2 del condado de Prince George, manifestó que las autoridades federales cometen un error al pensar que la crisis migratoria que vive el país se puede solucionar con deportaciones masivas, separando familias o deteniendo por periodos prologados a niños que ingresaron solos al territorio estadounidense.

Activistas comunitarios de Maryland se reunieron con políticos estatales y federales para explicar la asfixiante situación que viven quienes no tienen sus papeles migratorios en regla. Foto/Javier D.

“La situación migratoria cientos de niños detenidos en la frontera es preocupante e inaceptable. Nosotros estamos comprometidos en velar el bienestar de las familias inmigrantes indocumentadas y que se respete el derecho a poder solicitar asilo dentro de Estados Unidos”, comentó Tavera.

Gustavo Torres, director de la organización CASA de Maryland, señaló que la movilización pacífica y la presión política en el Congreso son las mejores respuestas ante las amenazas de la Casa Blanca de ordenar redadas lanzadas masivas contra los inmigrantes indocumentados. 

“Estamos informando a nuestra comunidad para que no tenga miedo y enfrente de manera ordenada, pacífica e inteligente el maltrato de nuestras familias inmigrantes. Es inaceptable que hoy existan 52.000 familias detenidas, de ellos 15.000 niños y niñas están detenidos”, acotó Torres. 

Durante la reunión comunitaria, habló Florinda Faviola Lorenzo Desemilian, madre de tres hijos y que en el pasado reciente fue detenida por la policía del condado de Prince George por venta de tarjetas telefónicas. Ella pidió a las autoridades que antes de ordenar las deportaciones, que revisen caso por caso para aplazar el proceso y facilitar permisos de trabajo a los que ya tienen fuertes lazos en el país.

“Desde el 2012 tengo una orden de deportación. Soy madre de dos niños menores de edad y todos sufrimos ante la posibilidad que no separen. Pido a los congresistas que nos escuchen, que entiendan que somos seres humanos y que aprueben una ley que permita a los miles de inmigrantes indocumentados solucionar de una vez por todas su situación migratoria”, concluyó Lorenzo.