Abogados de migración consideran que las víctimas y testigos del mortal tiroteo del pasado fin de semana en El Paso, Texas, pueden calificar para una "Visa U", si es que se atreven a colaborar en la investigación.

 Rubén L. Reyes, director de la mesa directiva nacional de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA), dijo a Efe que se propone viajar El Paso este sábado junto a un grupo de voluntarios para asistir al mayor número posible de familias y personas que podrían ser elegibles para este beneficio migratorio.

 Para Reyes, el principal reto es que víctimas y testigos del tiroteo tengan la confianza de salir a la luz y hablar con las autoridades.

 "Sabemos que hay mucho miedo dentro de nuestra comunidad, temen que si hablan podrían ser deportados. Después del tiroteo tuvimos reportes inclusive de personas que no querían ir a los hospitales por temor", relató a Efe.

La visa de estatus no inmigrante U, mejor conocida como "Visa U", está reservada para víctimas de ciertos crímenes que han sufrido abuso físico o mental y brindan ayuda a las agencias del orden público y oficiales gubernamentales en la investigación y para llevar ante la justicia a los autores.

 "No solo las personas que fueron heridas podrían ser elegibles, sino todos aquellos que vivieron esta traumática experiencia y que se encontraban dentro y fuera del Walmart (de El Paso) mientras ocurrió el ataque", explicó Reyes.

 Veintidós personas murieron a causa de los disparos hechos el pasado sábado en un supermercado Walmart de El Paso por un supremacista blanco, Patrick Crusius, quien permanece detenido.

 Antes del ataque, Crusius público un manifestó en las redes sociales en el que habla sobre lo que califica como la "invasión hispana" de Texas.

 Las autoridades investigan el tiroteo como un posible crimen de odio, dirigido especialmente en contra de la comunidad hispana.

 El abogado considera que todas estas personas que sufrieron el ataque fueron víctimas de los delitos de intento de asesinato y secuestro, ambos elegibles para tramitar la "Visa U".

 No obstante, Reyes advirtió de que el trámite para calificar para una "Visa U" es un proceso largo, que puede durar inclusive varios años, y que se ha hecho más difícil bajo la administración del Presidente Donald Trump.

 El abogado señaló que la actual Administración obstaculiza cada vez más los caminos disponibles para que un inmigrante logre obtener un estatus migratorio legal en este país.

 Precisamente la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) anunció esta semana que revisara en totalidad las circunstancias del programa de la "Visa U".

 Actualmente hay 234.114 peticiones en espera de solicitantes de "Visa U". La cuota autorizada por el Congreso es de 10.000 visas por año.

 Reyes explico que estos cambios se enfocarán especialmente en la certificación que otorga las autoridades que investigan los crímenes para confirmar que la persona sí fue víctima de un delito.

 En unas declaraciones enviadas a Efe el Centro Nacional de Leyes Migratorias (NILC) dijo a Efe que la "Visa U" ha sido un programa que beneficia a las víctimas de crímenes en este país.

 Una herramienta que ha servido para que inmigrantes sin estatus migratorio tenga la confianza de cooperar con las autoridades en investigaciones.

 "Aún no sabemos cuánta gente que fue víctima en El Paso pueda calificar, cada caso es distinto, dependiendo de las circunstancias, pero lo más importante es que nuestra comunidad no tenga miedo y denuncie si fue víctima de un crimen y apliquen para la visa U", finalizó el abogado Reyes. EFE