Monseñor Joe S. Vásquez, obispo de Austin y presidente del Comité de Migración de la Conferencia de Obispos Católicos Estados Unidos (USCCB), y Sean Callahan, director ejecutivo de Catholic Relief Services (CRS), remitieron esta semana una carta conjunta a la Secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen y al Secretario de Estado, Michael Pompeo, solicitando la asignación de un Estatus de Protección Temporal (TPS) para venezolanos.

El TPS es un estado de inmigración temporal, renovable y autorizado por ley que permite a los ciudadanos de un determinado país permanecer y trabajar legalmente en EEUU durante un período en el que se considera inseguro que esas personas regresen a su país de origen.

Actualmente, los venezolanos no son beneficiarios de un TPS. Sin embargo, las condiciones en Venezuela y la inestabilidad política existente han creado una situación en la que los ciudadanos de ese país no pueden retornar con seguridad al territorio venezolano.

La Comisión de Justicia y Paz de la Conferencia de Obispos de Venezuela ha expresado recientemente las múltiples violaciones a los derechos humanos realizadas por la policía de ese país y la imposibilidad del acceso de los ciudadanos a la salud y la medicina. Organizaciones católicas asociadas también han informado sobre la escasez aguda de alimentos y la desnutrición que enfrenta el país.

"En este momento, es vital que los venezolanos en Estados Unidos tengan la oportunidad de vivir con dignidad, trabajar legalmente y procurar el bienestar de sus familias hasta que puedan regresar a sus hogares de manera segura", señaló el obispo Vásquez. "Debemos brindar asistencia humanitaria a todos nuestros hermanos y hermanas venezolanos que lo necesiten, ya sea que vivan en EEUU, en otros países sudamericanos o en la propia Venezuela", dijo Callahan.

Leer la carta completa en el siguiente enlace: https://justiceforimmigrants.org/news/usccb-crs-letter-advocating-for-tps-status-for-venezuelans/