Ante las históricas inundaciones registradas en el medio oeste del país, que causaron varios muertos y miles de damnificados en Nebraska y Iowa, monseñor Frank J. Dewane, el obispo de Vencie (Florida) y presidente del comité de Justicia Doméstica y Desarrollo Humano de la Conferencia de Obispos Católicos Estados Unidos, difundió el siguiente comunicado:

“Estamos profundamente tristes por la pérdida de vidas y los daños causados por las inundaciones en todo el Medio Oeste en los últimos días. Al menos nueve millones de personas en catorce estados se han visto afectadas por el aumento del nivel del agua a lo largo de los ríos y arroyos en el centro de Estados Unidos. Cuatro personas han perdido la vida por las inundaciones. Las fuertes lluvias y el derretimiento de la nieve de las tormentas registradas este invierno continúan amenazando las vidas y los medios de vida de muchos, ya que no se espera que las inundaciones no cesen hasta fines de esta semana. Nuestra oración para que los damnificados encuentren la fuerza para reconstruir. Confiamos en que el Señor los consolará en su sufrimiento. Respondamos al llamado del Señor de amarnos unos a otros y apoyemos generosamente a nuestros vecinos en este momento de necesidad ".