El cardenal Daniel N. DiNardo, arzobispo de Galveston (Houston) y presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), lamentó las explosiones simultáneas ocurridas en Sri Lanka contra templos cristianos y hoteles el domingo de Pascua de Resurrección.

“La mañana del domingo en Sri Lanka, una serie detonaciones coordinadas mataron a cientos de fieles en iglesias católicas y a personas de otras religiones en hoteles cercanos. Las parroquias atacadas fueron San Sebastián en Negombo, el Santuario de San Antonio en Colombo y la Iglesia de Zion en la ciudad oriental de Batticaloa. Este acto de maldad se ejecutó cuando los templos estaban llenos de feligreses que celebraban la Pascua, el día en que los cristianos de todo el mundo celebran la resurrección del Rey de la Paz de entre los muertos”.

“Ofrecemos nuestras oraciones por las víctimas y sus familias y nos unimos a todas las personas de buena voluntad para condenar estos actos de terrorismo. Este mal no puede vencer la esperanza que se encuentra en la resurrección de nuestro Salvador. Que el Dios de la esperanza que ha resucitado a su Hijo, llene todos los corazones con el deseo de paz ".