El padre Adelson Araujo SJ., profesor de la Universidad Gregoriana de Roma y experto del Sínodo, comparte con Vatican News sus impresiones sobre la segunda semana del Sínodo para la Amazonía. Resalta la confirmación de una Iglesia fiel al anuncio de Jesús, al anuncio del Evangelio y fiel a la defensa de la vida de los más vulnerables.

A diferencia de lo que los opositores del papa Francisco intentaron difundir en las redes sociales, que el Sínodo especial de la Amazonía no estaría bien fundamentado teológicamente y que la persona de Cristo habría sido olvidada, todos los informes finales de los doce grupos que se leyeron en el último día de sesión de la segunda semana muestran la centralidad del anuncio de Jesús como una base inspiradora para la misión de la Iglesia en la región Pan-Amazónica, como una presencia profética, encarnada, dialógica y sirviente de los pueblos y comunidades presentes en esa región, defensora de la vida y los derechos de los más vulnerables y marginados.

 Por ejemplo, uno de los círculos españoles dijo que deberíamos preocuparnos por la creación porque, como dice San Pablo, ella continúa sufriendo dolores de parto hasta que llegue la gloriosa manifestación de Cristo. Este mismo grupo concluyó que la conversión ecológica es el resultado de una conversión personal que parte del encuentro con Jesús y abarca la estructura personal, social y eclesial. Para estos Padres sinodales, la misión de la Iglesia es hacer discípulos de Jesucristo (cf. Mt 28,16-20) y en la Amazonía necesitamos construir una Iglesia de discípulos con rostro amazónico.

A su vez, uno de los grupos de habla italiana recordó que la Iglesia tiene la misión de anunciar a Jesucristo en la Amazonía, mientras Cristo levanta su tienda ahí. Debemos, por otro lado, tratar de crear una Iglesia indígena, de acuerdo con el principio de "Salvar la Amazonía con la Amazonía". El Evangelio renueva continuamente la vida y la cultura, purifica y eleva, fertiliza dentro, fortalece, completa y restaura en Cristo las cualidades espirituales y los dones de cada pueblo. El círculo italiano también argumenta que las comunidades locales pueden crecer en la fe y celebrar el misterio de Cristo en su pluralidad cultural, con símbolos y gestos de las culturas locales, en una auténtica liturgia de la Iglesia en la Amazonía.

Para los padres sinodales que formaron el segundo grupo de habla italiana, la proclamación del Evangelio y la originalidad de la victoria de Cristo sobre la muerte es un elemento esencial de la cosmovisión amazónica, respetando la cultura de los pueblos de esa región. Por lo tanto, sin imposición y a través de la cercanía y el compartir la vida, estamos llamados a anunciar a Jesús resucitado a los pueblos de la Amazonía.

Los grupos brasileños (idioma portugués) también destacaron la centralidad de la persona de Jesús en la misión de la Iglesia en la Pan Amazonía. Uno de ellos afirmó que las comunidades de base son auténticos espacios de educación de la fe, comprometida con la vida y la transformación de la sociedad, teniendo como centralidad a la persona de Jesucristo: "camino, verdad y vida, vida en abundancia para todos". En la Amazonía, esta proclamación de Cristo Jesús, fundamento de nuestra fe, siempre está vinculada a la defensa de la "Casa Común", la Ecología Integral, la vida y la lucha por la garantía de los derechos humanos, en el bosque, en el campo y en la ciudad.

Para el otro grupo de padres sinodales de habla portuguesa, Jesús, encarnándose a sí mismo, asumió una cierta cultura y, a través de su Espíritu, continúa revelándose en diferentes pueblos y culturas, incluidas las poblaciones panamazónicas. Este grupo propone que la formación de laicos en nuestras comunidades se base en la persona y la práctica de Jesucristo.

La importancia de un encuentro personal con Jesús en la formación de agentes pastorales y ministros eclesiales también fue enfatizada por otro grupo sinodal de Brasil, que abogó por una formación doctrinal integral, que conduzca a una experiencia de un encuentro con Jesucristo y una mayor participación en la comunidad. E incluso cuando habla de la catequesis inicial, este grupo propone ofrecer un proceso de iniciación cristiana que lleve el cristiano a parecerse cada vez más a Jesucristo, apropiándose progresivamente de sus actitudes.

Impulsados por estas inspiraciones cristológicas y ecoteológicas, los padres sinodales, a través de los doce grupos lingüísticos, ofrecieron docenas de propuestas concretas, en la línea de la ecología integral, la defensa de los pueblos indígenas y la búsqueda de nuevas formas para la Iglesia en la Amazonía, concluyendo así la segunda semana laboral del sínodo. Todo este material fue luego presentado a los expertos, quienes buscaron profundizar y sincronizar los discursos de los Padres sinodales, luego de lo cual el texto fue enviado al cardenal Claudio Hummes, quien con su equipo tendrá la misión de presentar una primera versión del documento final, que se someterá a la aprobación plenaria de los Padres sinodales, con las enmiendas y ajustes aún por realizar, antes del documento definitivo que se entregará al papa Francisco. Vaticano News