Un número considerable de inmigrantes amparados por el TPS experimentan hoy dificultades para renovar sus licencias de conducir. El principal inconveniente es que algunos empleados de la División de Motores y Vehículos (DMV) no aceptan el argumento de extensión automática de su estatus anunciada a principio de año y exigen un certificado o carta original. 

Los “tepesianos” se quejan de que varios de los funcionarios responsables de autorizar la renovación de las licencias desconocen el anuncio del Departamento de Seguridad Interna (DHS) que otorga una extensión hasta el 2 de enero de 2020 a los beneficiarios del TPS  de El Salvador, Nicaragua, Haití y Sudán, en cumplimiento de una resolución judicial.
 A la fecha se han presentado inconvenientes en California, Nevada, Virginia, Maryland, Nueva York, Texas, Florida, Nueva Jersey y Carolina del Norte. 

Martha Arévalo, representante del Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN), dijo que la renovación de las licencias de conducir no debería tener problemas en el DMV porque cuenta con el respaldo del DHS, además de que la continuidad del TPS “todavía se está peleando en las cortes”.  

Funcionarios consulares de El Salvador indicaron que muchos de los “tepesianos” trabajan en edificios federales, cortes de justicia o en aeropuertos y no el no tener un documento de identidad le dificulta su ingreso a su centro de trabajo. 

También recomendaron que los inmigrantes con TPS que se presenten ante la DVM para renovar su licencia lleven consigo copia del comunicado de DHS que certifica la extensión automática de su estatus.

Los funcionarios dijeron que los “tepesianos” no deben tener temor para renovar sus licencias antes del 2 de enero de 2020. “Los que tiene TPS están protegidos por la ley. No debe existir miedo al momento de realizar el trámite”. 

El temor existente en muchos inmigrantes amparados por el TPS parte de la confusión con los requisitos exigidos por el programa Real ID, que ahora pide que los solicitantes de licencias de conducir que no tengan tarjeta de residencia permanente presenten al menos dos pruebas (una de ellas es la declaración de impuestos) que sustenten una dirección del estado.  

La extensión del TPS concedida por DHS puede ser encontrada en la siguiente dirección electrónica: https://www.uscis.gov/humanitarian/temporary-protected-status/temporary-protected-status-designated-country-el-salvador

El TPS es un programa migratorio creado en 1990 con el que Estados Unidos concede permisos de forma extraordinaria a los ciudadanos de países afectados por conflictos bélicos o desastres naturales. Los beneficiarios del TPS se calcula en unos 263.000 salvadoreños quienes renovaban su permiso de manera automática por 18 meses, pero el gobierno de Trump decidió revaluar las condiciones que justificaron la concesión del programa.