La tasa de pobreza siempre ha tenido repercusiones directas en el sistema educativo del país. Esta semana un informe de la Oficina del Censo indica que en el año 2018 se redujo a 11,8 por ciento. El número de personas que viven bajo el umbral de pobreza, que se situó el pasado año en 25.750 dólares para una familia de cuatro miembros, se redujo en 1,4 millones de personas.
 Si se desglosa por razas, la tasa de pobreza para los blancos no hispanos fue del 8,1 por ciento en 2018, por debajo del 8,5 por ciento en 2017.
 En el caso de los afroamericanos fue del 20,8 por ciento; del 17,6 por ciento para los hispanos; y del 10,1 por ciento para los asiáticos, en estos tres casos sin cambios respecto al pasado año.
 El descenso progresivo de los niveles de pobreza muestra que la sociedad, gracias a la sostenida creación de empleo, se va poco a poco recuperando tras los devastadores efectos de la crisis financiera de 2008-2010.
 La media de ingreso de los hogares en 2018 fue de 63.179 dólares. Los hogares asiáticos fueron los únicos que vieron incrementar sus ingresos un 4,6 por ciento desde 2017 hasta los 87.194 dólares.
 Por su lado, los ingresos de los hogares blancos no hispanos (70.642 dólares), afroamericanos (41.361 dólares) e hispanos (51.450) dólares no fueron estadísticamente diferentes de los registrados el pasado año.
 La reforma fiscal lanzada por el presidente Donald Trump y aprobada por el Congreso a finales de 2017, redujo los impuestos para la gran mayoría de los ciudadanos, aunque los expertos apuntan que favoreció mayoritariamente a las rentas más altas.
 La tasa de desempleo cerró agosto en el 3,7 por ciento, en niveles no vistos desde hace medio siglo, y la de crecimiento se ha mantenido por encima del 2 por ciento anual en los últimos años.
 Pese la mejoría económica, uno de las advertencias del Censo es el alza en la tasa de personas sin cobertura médica al pasar del 7,9 por ciento en 2017 a 8,5 por ciento, lo que supone 1,9 millones de personas más sin seguro sanitario.
 Según los nuevos datos, el año pasado había 27,5 millones de personas sin cobertura médica.
 La cifra supone un cambio de tendencia, ya que había disminuido de manera sostenida de cerca del 16 por ciento en 2010 al 8 por ciento el año pasado, como consecuencia de la aprobación de la reforma sanitaria impulsada por el expresidente Barack Obama (2009-2017).
 "En un periodo de continuado crecimiento económico, continuada creación de empleo, desde luego que se esperaría no ir para atrás en lo que respecta a cobertura médica", dijo Sharon Parrott, vicepresidenta del centro de estudios progresista Budget and Policies Priorities.
 La sanidad será uno de los temas clave de cara a las elecciones presidenciales del próximo año, de acuerdo a las encuestas, y varios de los aspirantes demócratas, como los senadores Elizabeth Warren y Bernie Sanders, han propuesto profundas reformas del sistema para garantizar la sanidad pública universal en el país.EFE