Los beneficiados con los programas Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) y Estatus de Protección Temporal (TPS), conocidos como “soñadores” y “tepesianos”, conscientes de que su protección migratoria tiene los días contados iniciaron una nueva ofensiva mediática para que los candidatos presidenciales hablen del tema durante los debates programados previos a las elecciones del 3 de noviembre.

La ofensiva, que tiene el auspicio de organizaciones como United We Dream, Alianza TPS, CARECEN, Community Change Action y Red Nacional de Jornaleros, tiene como objetivo que los candidatos presidenciales y los legisladores se esfuercen por presentar soluciones justas y humanas en beneficio del país. 

Hace unos días un bus partió de Los Ángeles para recorrer 32 estados y 54 ciudades buscando apoyo entre los votantes para presionar al Congreso por la residencia permanente para cerca de 400.000 inmigrantes con TPS que perderían el amparo el próximo año. Asimismo, esta semana centenares de activistas en todo el país han iniciado una cruzada para escribir, llamar o visitar a sus congresistas y pedirles que también trabajen en la solución del problema de los “soñadores”.

Las caravanas de autos, jornadas de ayuno voluntario, vigilias en los monumentos nacionales y visitas a las redacciones de los principales diarios del país son algunas de las acciones que podrán verse en los días futuros.  

Lorella Praeli, presidenta de Community Change Action, dijo que ni “soñadores” ni “tepesianos” están dispuestos a rendirse, pues todos los ciudadanos saben que la política migratoria de Estados Unidos necesita cambios transformadores que emanen de la correcta interpretación de las leyes y no de pensamientos divisorios. 

“La Corte Suprema de Justicia ha salido en defensa de los casi 700.000 beneficiados con el programa DACA. Los miembros del Congreso deben debatir y aprobar soluciones legales que permitan solucionar este problema de forma definitiva, con lo cual se obligaría a los candidatos presidenciales a la adopción de una hoja de ruta hacia un cambio transformador positivo”, comentó Praeli. 

Sanna Abrar, directora de defensa de United We Dream, señaló la ofensiva mediática busca advertir a los miembros del Senado que existen propuestas de ley relacionadas a DACA y TPS que deberían ser registradas en la agenda de debates antes de la votación presidencial de noviembre.

“La problemática de los inmigrantes beneficiados con programas migratorios temporales exige una solución. Postergar el tema no es justo para nadie. Tampoco se puede utilizar esta situación con fines estrictamente electorales”, manifestó Abrar.  

Pablo Alvarado, director de la Red Nacional de Jornaleros, explicó que el recorrido del bus tiene por finalidad explicar la problemática de los “tepesianos” y alentar a los hispanos para que concurran a las urnas el próximo martes 3 de noviembre.  

“Nosotros vamos a explicarles a los votantes de Arizona, Nevada, Florida, Virginia, Pennsylvania, Maine y Wisconsin, Florida, Texas, Colorado, Nueva York y Massachussetts, entre otros estados, quiénes somos y lo que hacemos desde hace años en beneficio del país”, sostuvo Alvarado.

Complicada situación 

A inicios del setiembre el Tribunal Federal de Apelaciones del 9no Circuito retiró una medida cautelar que había impedido que el gobierno diera fin al programa TPS que protege de la deportación a cerca de 400.000 inmigrantes de procedentes de El Salvador, Nicaragua, Haití y Sudán. 

Ese fallo dejaría sin amparo migratorio a miles de trabajadores inmigrantes desde los primeros meses del 2021.

Sin embargo, lo único que podría revivir la esperanzas de los “tepesianos” sería el fallo que podría surgir de la Corte Federal del Distrito de California, en donde se seguirá revisando una querella legal presentada en marzo de 2018 (Ramos vs Nielsen), en la que participan nueve titulares del TPS y cinco ciudadanos estadounidenses hijos de beneficiarios, quienes alegan el respeto al principio legal de la unidad familiar.

La batalla legal también persiste por el lado de los “soñadores”, pues la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), presentó este mes una nueva demanda contra la nueva normativa aprobada por el gobierno federal que limita DACA y rechaza nuevas solicitudes para adherirse a él.

Apoyo

Pero mientras “soñadores” y “tepesianos” están enfrascados en temas mediáticos y legales, la organización sin fines de lucro Voto Latino sigue enfocada en promover la participación política de los hispanos, al punto que en la primera quincena de septiembre ya había registrado 307.161 nuevos electores hispanos para el ciclo electoral 2020.

La mayoría de registros para esta elección son votantes jóvenes, y 77 por ciento están entre los 18 y los 39 años de edad, y 39,61 por ciento son mujeres.

La organización destacó el esfuerzo para registrar hispanos en estados de tendencia conservadora como Texas, pero también han obtenido buenos resultados de registros en Georgia, Colorado, Carolina del Norte y Arizona.