El fallo de la Corte Suprema de Justicia que ordena mantener vigente la Acción Diferida para los Llegados a la Infancia (DACA) significa una victoria para cerca de 700 mil jóvenes “soñadores”, quienes desde hace años luchan para obtener un estatus legal permanente en Estados Unidos. Los jueces calificaron de "arbitraria y caprichosa” la decisión del gobierno del presidente Donald Trump de ordenar el fin del programa.

La votación de los magistrados fue ajustada (5 a 4) y el presidente, John Roberts, justificó el fallo argumentando que “la conveniencia de estas decisiones no es asunto que nos concierna. Solo dictaminamos si la agencia federal cumplió con el requisito de procedimiento de presentar una explicación razonada de sus acciones".

El significado práctico del fallo es que los beneficiados con el programa DACA siguen protegidos de la deportación.

La decisión del máximo tribunal de justicia se conoció minutos después de las diez de la mañana y los gritos de júbilo de centenares de "soñadores" reunidos en las escalinatas de la Corte Suprema repercutieron hasta el edificio del Congreso. Estudiantes universitarios, profesionales recién egresados y jóvenes ilusionados con seguir una carrera universitaria este año se abrazaron con los rostros plenos de alegría y bañados de lágrimas. 

“Victoria”, “Vencimos”, “Se hizo justicia” y “Nos quedamos aquí, en casa” eran los gritos que más se escucharon en los exteriores de la Corte Suprema en Washington. Pero no fueron los únicos, en todo el país miles de jóvenes también festejaron el fallo.

El salvadoreño Brayan Hernández (20) estudiante de ciencias políticas de la Universidad Católica de América, dijo sentirse feliz con el fallo de los jueces y reconoció que la decisión responde a un acto de justicia, pero también a la permanente lucha de los "soñadores" a nivel nacional.

“La verdad que estaba angustiado. La simple idea de pensar en dejar de estudiar, de cancelar todos mis planes futuros y de ser deportado me tenía inquieto. Soy consciente que se presentaran nuevos obstáculos, nuevos retos y eso no me asusta. Hoy es un día de fiesta y mañana ya veremos”, comentó el estudiante salvadoreño.

El peruano Carlos Zúñiga (21), estudiante de la Universidad George Mason, manifestó su satisfacción por el fallo de la corte que ahora le permite seguir con mayor tranquilidad sus estudios de educación y trabajar para ayudar al sostenimiento familiar.

“Es una victoria de todos. Todos los ‘soñadores’ del país hemos participado en marchas, remitido cartas a los congresistas y siempre dimos la cara para defender la vigencia del programa DACA. Mis padres me apoyaron en todas las actividades en favor de quienes llegamos a Estados Unidos cuando pequeños”, enfatizó Zúñiga.   

Javier Bustamante, director del Centro de Enlace Cultural de la Universidad Católica (CEC-CUA), expresó su satisfacción por el fallo de la Corte Suprema, el cual representa reconocimiento a la tenacidad de los jóvenes por adquirir una formación universitaria y evidencia el nuevo liderazgo de juvenil de los inmigrantes del país.

“A inicios del presente año los estudiantes hispanos del CEC-CUA, muchos de ellos ‘soñadores’, visitaron las oficinas del Congreso para entregar cartas dirigidas a legisladores y senadores de 33 estados, iniciativa que se pudo concretar gracias al apoyo de la organización Bread for the Word. Luego organizaron varias conferencias sobre inmigración y la importancia del programa DACA”, acotó Bustamante.  

Por su parte, Lorella Praeli, directora de Community Change, dijo que esta victoria demuestra el poder de la comunidad inmigrante y de los soñadores.

“Esta es una gran victoria, especialmente en estos momentos cuando estamos en medio de una pandemia y que nuestra comunidad está al frente de ella, como trabajadores esenciales. Sabemos que esta no es una solución permanente, así que seguiremos llevando esta lucha ante el Congreso. Y es importante decir que el Tribunal Supremo ha reafirmado lo que siempre hemos sabido, que Estados Unidos es el hogar de los soñadores y de sus familias”, mencionó Praeli en una conferencia de prensa vía telefónica.

La decisión de la corte entrará en vigor en aproximadamente 20 días, lo que podría significar que en ese tiempo ya se puedan aceptar nuevas solicitudes.

Las organizaciones pro inmigrantes recomendaron a los jóvenes indocumentados consultar un abogado para recibir información sobre eventuales cambios al programa.