La disparidad en los casos de coronavirus que afectó a los hispanos de Estados Unidos al inicio de la pandemia podría ahora afectar a los niños hispanos quienes, además de contraer ese virus, se ven desproporcionadamente impactados por un raro síndrome inflamatorio infantil asociado con la covid-19, según expertos de Utah.

En declaraciones a los medios locales, el doctor Jason Lake, del Hospital Primary Children en Salt Lake City, indicó que el rápido crecimiento en los casos de coronavirus en ese estado (y a nivel nacional) anticipan un crecimiento similar en los casos de niños que deberán ser hospitalizados con el síndrome inflamatorio multisistémico infantil, o MIS-C.

Esa enfermedad surge en 98 por ciento de los niños que contraen la covid-19 y provoca la inflamación aguda de los principales órganos del cuerpo, incluyendo corazón, pulmones, sistema digestivo y hasta los ojos, impidiéndole al paciente realizar movimientos o actividades normales.

Aunque es tratable, la enfermedad es tan rara que solo se detectan unos pocos casos al año. Pero este año, según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), ya se registraron 1.163 casos en todo el país, con importantes concentraciones en California, Texas, Florida y Nueva York.

Además, 40 por ciento de los afectados son niños latinos, seguidos por 31 por ciento de afroamericanos y 4 por ciento de otras minorías, por lo que los niños no blancos con covid-19 representan a tres de cada cuatro niños con MIS-C en 2020.

“Somos muy afortunados de que típicamente los niños solamente sufren de una forma suave de esta enfermedad, pero eso no significa que no haya niños que desarrollen una infección muy severa”, expresó Lake.

Entre los síntomas más comunes de MIS-C figuran dolores abdominales, vómitos, diarrea, dolor del cuello, ojos rojos y fatiga extrema, por lo que con frecuencia la enfermedad se confunde con otros males, como apendicitis.

Pero, dijo Lake, en contexto actual de la pandemia, los médicos han comenzado a analizar los síntomas en más detalle, con nuevos sistemas de diagnóstico, para determinar si un menor tiene o no MIS-C. En Utah, según el facultativo, se detectaron unos 20 casos sospechosos durante los últimos días y otros 500 están siendo evaluados.

Según un reciente reporte publicado por los CDC y a cargo del doctor Dongngan Truong (experto en cardiología pediátrica), “los casos de MIS-C copian una tendencia desafortunada y común que vimos durante la pandemia, con más pacientes hispanos y afroamericanos”.

Lake anticipa que, por la llegada del invierno y la época de fiestas, es posible que “la situación empeore” y que incluso se llegase a vner casos de adultos con inflamaciones similares. EFE