El Salvador ha sido azotado por una sequía extrema y Catholic Relief Services (CRS), en alianza con Cáritas de El Salvador,  

ha implementado acciones para apoyar a las familias afectadas. 

Desde octubre se han invertido 126 mil dólares y el objetivo este año es asistir a 500 familias en las diócesis de Santiago de María y 

San Miguel aportando dinero en efectivo y brindando capacitación en economía local, alimentos alternativos y protección.

Se busca complementar los proyectos agrícolas de CRS, 

ayudando a pequeños productores a enfrentar el cambio climático, evitando así la migración forzada.

Casi la mitad de los migrantes centroamericanos tienen carencias

alimenticias, el 75% de ellos se ha visto obligado a vender sus tierras, según un estudio. 

Los migrantes de zonas afectadas por la sequía dicen que la falta de alimentos es la razón principal para emigrar.

El Proyecto de CRS beneficiará a pequeños agricultores

en especial a familias con niños pequeños y ancianos.

"Queremos que las familias en El Salvador estén preparadas para enfrentar crisis recurrentes como la sequía", dijo CRS en un comunicado.

CRS ya distribuyó una ayuda inicial de 40 mil dólares en arroz, frijoles, maíz, azúcar y aceite a 400 familias afectadas. Los granos se compraron a pequeños productores de la zona con el fin de dinamizar la economía local. 

Además, en El Salvador, 2.4 millones de salvadoreños sufren por tener servicios de agua no confiables y más de la mitad de esos servicios están en condición crítica.

La población más afectada por servicios de agua deficientes son mujeres y niñas,  que deben caminar largas distancias para recolectar y almacenar agua en casa.

Gracias a la organización CRS desde hace pocos meses, El Salvador cuenta con el Fideicomiso para la Seguridad del Agua, que permite que los operadores de servicios de agua y saneamiento accedan a crédito para expandir y mejorar su infraestructura. 

La iniciativa es impulsada por Catholic Relief Services y BID Lab, el laboratorio de innovación del Grupo del Banco Interamericano de Desarrollo (Grupo BID) y favorece a la población salvadoreña de bajos ingresos de comunidades rurales, periurbanas y pequeñas ciudades.

Si quiere ayudar a El Salvador, visite crsespanol.org y haga su donación. 

Para mayores detalles, siga a CRSespanol en Twitter, Facebook e Instagram, para estar al día sobre lo que hace la Iglesia Católica de Estados Unidos por los más vulnerables en el mundo.