Llegó la hora de rendir cuentas al “Tío Sam”. El Servicio de Rentas Internas (IRS) anunció que el 29 de enero activará su sistema electrónico para empezar a aceptar declaraciones de impuestos “on line” y en papel, las mismas que comenzarán a procesarse más tarde a mediados de febrero. También dijo que, a pesar del cierre parcial del gobierno federal, cuenta con los fondos suficientes para proceder a los reembolsos rápidos.

Juan Estrada, director del estudio contable Estrada & Associates, dijo que el IRS ha introducido varios cambios en los rubros de personas individuales y negocios, por lo que es posible que se registre una disminución en el monto total de los reembolsos. “En la declaración de impuesto del 2018 existen aumento de deducciones estándar, algunas eliminaciones de exenciones personales, así como ciertas limitaciones de deducciones”.

Explicó que la aprobación de nuevas disposiciones legislativas a finales del 2017 e inicio del 2018, recién se verán reflejadas al momento de realizar la declaración de impuesto del año pasado. “El cambio más significativo es que algunas personas podrán obtener ciertas reducciones impositivas hasta el 2025, mientras que las empresas bajarán sus deducciones del 35 al 21 por ciento. Esto significa que en el largo plazo la nueva ley tendrá un impacto positivo solo para el 1 por ciento de los que más ganan”.

Señaló que es importante que la declaración de impuestos tenga el respaldo documentario requerido por el IRS y que toda la información sea veraz y verificable. “El IRS cuenta con equipos electrónicos que ahora detectan al instante cuando se consignan datos que no se pueden verificar a través de un número de seguro social o las bases de datos de las empresas que son mencionadas como empleadores. Es importante no mentir y evitar someterse a una auditoria”.

Estrada recordó que este año los contribuyentes tendrán como fecha límite el 15 de abril para presentar sus formularios y, dijo, que el IRS tiene programado recibir casi 155 millones de declaraciones de impuestos individuales correspondientes al 2018.

Datos de reforma fiscal

-El impuesto a ingresos corporativos bajan del 35 al 21 por ciento y mantiene múltiples exenciones fiscales a empresas.

-Reduce los impuestos a las personas con ingresos superiores a los 500 mil dólares al año del 39.6 por ciento actual a 37 por ciento.

-Se incluye un pago de hasta mil 400 dólares al año a personas con ingresos de menos de 30 mil dólares al año.

-Se elimina el llamado Mandato Individual que obliga a los estadounidenses a contar con seguro de salud o pagar una multa.

-Crea un nuevo sistema tributario territorial para desalentar la salida de empresas del país y alentar el regreso de capitales, a través de un esquema que sólo grava ganancias domésticas.

-Para el regreso de capitales, la iniciativa contempla un “impuesto de repatriación” de 7.5 por ciento o de 14.5 por ciento en el caso del dinero en efectivo.