Salvadoreños en Los Ángeles aplaudieron este lunes la aprobación de un proyecto de ley que les permitirá votar desde el exterior en las elecciones regionales del país centroamericano, y elegir alcaldes y diputados.

 “Es una lucha de más de quince años y estamos optimistas de que este es el primer paso para que se reconozca la contribución de la diáspora salvadoreña al país, y especialmente a sus comunidades”, dijo a Efe, Salvador Sanabria, director de la organización comunitaria El Rescate.

 La Asamblea Legislativa de El Salvador aprobó el último jueves una reforma a la Ley Especial para el Ejercicio del Voto desde el Exterior, dándole la posibilidad a los salvadoreños que residen en el extranjero a votar por diputados y concejos municipales en los próximos comicios de 2021.

 De acuerdo a las modificaciones aprobadas, los salvadoreños deberán tener pruebas de arraigo con sus comunidades, como ser dueño de inmuebles o negocios en el municipio en el que quieran ser empadronados.

 Nelson Flores, presidente del Comité El Pescador, una organización comunitaria de cuzcatlecos en Los Ángeles que se enfoca desde hace más de dos décadas en enviar ayudas a El Salvador, dijo que “ya es tiempo que tomen en cuenta la voz de los migrantes salvadoreños que aportan a la economía del país”.

 Sanabria coincidió con Flores y resaltó que las remesas enviadas son vitales para el sostenimiento de la nación centroamericana.

 Según Banco Central de Reserva (BCR) de El Salvador, durante 2019 se recibieron 5.650,2 millones de dólares en concepto de remesas familiares, y reportó un crecimiento de 4.8 por ciento equivalente a al año anterior.

 La mayoría de las remesas provinieron de Estados Unidos, dónde viven 2.306.774 migrantes de origen salvadoreño, según datos del Censo.

 “Los recursos están llegando a El Salvador, pero eso no basta, tenemos que hacer una transformación desde adentro, terminar con la corrupción y los monopolios políticos, y los salvadoreños en el exterior somos vitales en ese cambio”, insistió Sanabria.

 En este sentido, Flores advirtió que esta participación ayudará especialmente a los municipios, donde algunas alcaldías se definen por una decena de votos.

 “Por años hemos visto apatía de los gobiernos locales para realizar proyectos y completarlos, porque se rigen solo por intereses políticos. Entonces, esta nueva cantidad de votantes en potencia puede ayudar a terminar con esto”, señaló.

 El emigrante, que lleva 15 años frente a su organización, la cual envía ayudas al Puerto El Triunfo, en el departamento de Usulután, puso de ejemplo las promesas que escucha desde hace décadas sobre el potencial turístico de su lugar de origen.

 “Cada vez que hay elecciones dicen que llegó el cambio y que van a hacer de este lugar un centro turístico, pero esto no ha sucedido después de años y años”, subrayó. “Renovaron el muelle del puerto, las obras duraron años y hasta hoy no lo han inaugurado porque al parecer ya se quebró”, se lamentó.

 No todo es optimismo entre la diáspora cuzcatleca. Flores admite que ya ha escuchado quejas de muchos salvadoreños en Estados Unidos por la cantidad de trabas para demostrar el arraigo para empadronarse y participar en las elecciones.

 No obstante, el inmigrante asegura que este es el “primer paso”, y que la presión desde el exterior debe seguir para que se concrete el derecho al voto en las elecciones municipales.

 El proyecto aún debe ser ratificado por el presidente de El Salvador, Nayib Bukele.

 Para Sanabria la votación de la Asamblea es una motivación para continuar con la lucha y recuerda que desde septiembre de 2003 los salvadoreños buscan este derecho.

 “Hemos llegado aquí después de gestiones legislativas y de recursos que hemos sometido ante la Corte Suprema de Justicia, así que es hora que los salvadoreños continuemos la presión. Es por las nuevas generaciones”, sentenció. EFE