No hay duda que la extensión de los Protocolos de Protección a Migrantes (MPP) está transformando los sistemas de control migratorio y protección humanitaria entre Estados Unidos y México, pero sus repercusiones se sienten principalmente en Centroamérica. En su primer aniversario el Instituto de Políticas Migratorias (MPI) organizó una “reunión virtual” para hablar sobre el acuerdo y el futuro que le espera.

Ariel G. Ruiz Soto, analista asociado del MPI y autor de un informe sobre el tema, recordó que la expansión de los Protocolos de Protección a Migrantes (2019) surge ante la amenaza de Estados Unidos de imponer mayores aranceles a productos mexicanos si México no incrementaba sus controles migratorios e intensificaba su cooperación para desmantelar las redes de tráfico de migrantes.

“Tenemos que precisar que la expansión del MPP tuvo su contrapartida. Estados Unidos se comprometió a agilizar la resolución de los casos de asilo de migrantes que esperan en México e invertir en esfuerzos de desarrollo económico en el sur de México y Centroamérica para abordar las condiciones que impulsan la migración irregular. Los resultados reales se verán en los próximos años, pero es evidente que hoy existe una nueva realidad”, dijo Ruiz Soto durante el evento denominado “Más allá de la frontera: Primer aniversario del acuerdo de migración entre Estados Unidos y México” 

Agregó que en los últimos doce meses es evidente que las detenciones y repatriaciones de migrantes por parte de las autoridades mexicanas se ha incrementado de manera significativa, así como el volumen de solicitudes de refugio presentadas en territorio mexicano.

El analista del MPI puntualizó que en el primer año de extensión del MPP muchos migrante se han visto forzados a esperar en territorio mexicano la resolución de sus casos de asilo en Estados Unidos, teniendo que vivir en condiciones precarias mientras llega la respuesta de sus pedidos. 

“La pandemia del COVID-19 y el cierre de las fronteras para evitar contagios incrementó los problemas en el desarrollo de políticas migratorias. No olvidemos que en el marco del MPP, la devolución de migrantes de Estados Unidos a México incrementa la presión adicional en la infraestructura de albergues y la capacidad de servicio público de las comunidades fronterizas mexicanas. Esa situación tiene que mejorar”, anotó Ariel G. Ruiz Soto.

Otras voces

Angela Kochergadirectora de noticia de KTEP-TV en El Paso (Texas), dijo que la implementación del MPP estuvo basada no solo en la demostración de fuerza física y logística en la frontera, sino en el abuso de trámite burocrático como estrategia para frenar el flujo ilegal de migrantes.

“El creciente número de migrantes de diversos países que esperan en México la respuesta a su solicitud de asilo es el mejor ejemplo. Hoy las casas de refugio en territorio mexicano están repletas de personas que anhelan ingresar a territorio estadounidense. La mayoría son familias y menores no acompañados llegados de Centroamérica, lo cual obliga a Estados Unidos y México a seguir trabajando en los próximos meses para encontrar una salida justa a este problema”, comentó Kocherga. 

Gerónimo Gutiérrezex embajador de México en Washington, señaló que la cooperación, el diálogo y el respeto son fundamentales para que la implementación del MPP sea exitosa, pues el tema migratorio se ha convertido en un problema para ambos países.

“La ampliación de los Protocolos de Protección a Migrantes ha generado ciertas diferencias en la interpretación o formas de implementar los cambios, pero esas dificultades tendrán que ser superadas en el tiempo. La dinámica que se aplique será fundamental para lograr los objetivos conjuntos, sin olvidar la importancia de la cooperación financiera que eso implica”, enfatizó Gutiérrez.  

Roberta Jacobson, ex embajadora de Estados Unidos en México, también calificó de esencial la cooperación que debe existir entre ambos países, principalmente el tema migratorio, pero teniendo en cuenta las repercusiones que pueden tener en los países del Triángulo Norte.

“Para enfrentar la problemática migratoria en la franja fronteriza es esencial la cooperación bilateral, así como la inversión en programas de desarrollo, capacitación y cumplimiento de la ley en los países centroamericanos. Todos anhelamos que con el paso del tiempo el MPP cumpla con los objetivos previstos”, acotó Jacobson.