En este mes de noviembre, el Santo Padre orienta su intención de oración hacia el diálogo entre las comunidades religiosas en el Oriente Próximo, para que “nazca un espíritu de diálogo, un espíritu de encuentro y de reconciliación”.

En el video del Papa del mes de noviembre, Francisco pone el foco en la convivencia entre las comunidades de Oriente Próximo, pidiendo a todos los católicos que recen para que exista un auténtico diálogo entre ellas. Para el Santo Padre, la búsqueda de unidad entre cristianos, judíos y musulmanes “se basa en lazos espirituales e históricos”.

El término “Oriente Próximo” (para los europeos) u “Oriente Medio” (para los anglosajones) sirve para nombrar un área geográfica al este del Mediterráneo. El papa Francisco destaca que allí muchas comunidades cristianas, judías y musulmanas “trabajan por la paz, la reconciliación y el perdón”. En estos contextos, pide que la búsqueda de diálogo y unidad en el seno de cada una de estas comunidades se lleve a cabo sin temer las diferencias.

La definición exacta de Oriente Próximo no tiene fronteras precisas. Según las fuentes, estas tierras suelen incluir a los países de Baréin, Egipto, Chipre, Irán, Irak, Israel, Jordania, Kuwait, Líbano, Omán, Catar, Arabia Saudita, Siria, Turquía, los Emiratos Árabes Unidos, Yemen y Palestina. Según informes recientes, los musulmanes constituyen un poco más del 93 por ciento de la población de la zona. La comunidad cristiana, por su parte, representa aproximadamente el 5 por ciento; y la judía, que se concentra mayormente en Israel, es casi de un 2 por ciento.

En su visita a Bari en julio de 2018, el papa Francisco también mencionó la importancia de la reconciliación cuando se dirigió a los cristianos de Oriente Próximo con las siguientes palabras: “La paz no vendrá gracias a las treguas sostenidas por muros y pruebas de fuerza, sino por la voluntad real de escuchar y dialogar”. Vaticano News