Papa Francisco anunció este martes que nombró a monseñor Michael William Fisher, obispo auxiliar de Washington, como nuevo obispo de Buffalo, Nueva York. Su instalación se llevará a cabo el viernes 15 de enero de 202 en la Catedral de San José y será presidida por el cardenal Timothy Dolan, arzobispo de Nueva York.

En un comunicado, el cardenal Wilton Gregory, arzobispo de Washington, elogió su nombramiento y dijo: “Hoy, la Arquidiócesis de Washington tiene el privilegio de compartir un generoso regalo con la Diócesis de Buffalo con el nombramiento del papa Francisco de Michael William Fisher para convertirse en el decimoquinto pastor de esa iglesia local. El obispo Fisher es un servidor de la Iglesia excepcionalmente compasivo y hábil. Su distinguida historia como pastor, vicario de sacerdotes y miembro de nuestra administración pastoral lo han preparado bien para sus nuevas responsabilidades en esa diócesis. Si bien echaremos de menos sus hábiles talentos pastorales, serán recibidos calurosamente por los fieles, religiosos y clérigos de la Diócesis de Buffalo. Que el Señor traiga alegría a su corazón y al corazón de las personas que lo recibirán”.

Desde junio de 2018, el obispo Fisher se ha desempeñado como obispo auxiliar de Washington, ayudando a servir a los 655,000 católicos que viven en la arquidiócesis de Washington, que incluye la capital de la nación y los cinco condados de Maryland circundantes.

El anuncio del nombramiento del obispo Fisher en Buffalo por parte del papa Francisco fue hecho por el arzobispo Christophe Pierre, nuncio apostólico del Vaticano en Estados Unidos.

En respuesta a su nuevo nombramiento, el obispo Fisher dijo: “Me siento profundamente honrado y agradecido al Santo Padre por este don de servir a la gente de Buffalo como su obispo. Estoy ansioso por formar parte de esta vibrante comunidad de fe, con un orgulloso y distinguido legado de educación católica, ministerio y servicio cívico”.

El obispo Fisher, de 62 años, es nativo de Baltimore. Después de estudiar en el Seminario Mount St. Mary en Emmitsburg, fue ordenado sacerdote de la arquidiócesis de Washington en 1990 en la Catedral de San Mateo Apóstol.