La presencia de monseñor Wilton Gregory sorprendió a muchos parroquianos del Public Bar Live en Dupont Circle, donde el arzobispo de Washington participó, el martes 13, en la reunión mensual DC Theology on Tap. 

Luego de escuchar las inquietudes espirituales de los jóvenes adultos, monseñor Gregory les dijo que frente a las circunstancias actuales “no se puede ser católico y estar al margen de lo que sucede con sus semejantes”.

Agregó que es responsabilidad de los católicos recibir los sacramentos y asistir a misa, así como preocuparse también por los pobres, los que sufren, los abandonados, los que están por nacer y hasta por los condenados a muerte. “Todos son hijos de Dios y no pueden ser ignorados”. 

Monseñor Gregory admitió que los recientes escándalos de abuso infantil protagonizados por algunos religiosos han provocado dolor y vergüenza en muchos católicos, pero que es hora de sanar las heridas a través de la Eucaristía, el diálogo directo y la transparencia en las acciones de la Iglesia. 

“Todos los que creemos en Dios somos una familia de fe y eso significa involucrarse en el trabajo parroquial, compartir el dolor y las alegrías. Tampoco podemos dejar de velar por la justicia social”, comentó. 

Reconoció que le sorprendió que el papa Francisco lo escogiera para estar al frente de la Arquidiócesis de Washington, porque a los 71 años es difícil que a alguien se le ofrezca un puesto tan importante para la Iglesia en Estados Unidos. “Aceptar el reto me ha llenado de energía, entiendo los desafíos que me toca enfrentar y haré el máximo esfuerzo para cumplir con mi labor de evangelizar”.

Jóvenes adultos escuchan con atención a monseñor Wilton Gregory. Foto/ Andrew Biraj

El arzobispo Gregory no tuvo reparos en responder preguntas vinculadas con la crisis de abuso sexual, el trabajo de los sacerdotes, las tareas de evangelización y la necesidad de establecer diálogos frecuentes con los jóvenes-adultos que se esfuerzan por fortalecer su fe en medio de una sociedad acelerada.

También se comprometió a mantener un diálogo abierto con todas las personas que forman parte de la Arquidiócesis de Washington. “Desde que asumí el cargo me he dedicado a escuchar a todos, visitar escuelas, parroquias, compartir con grupos religiosos y con la ayuda de ustedes podemos desarrollar muchas cosas buenas”. 

Monseñor Gregory aprovechó la reunión para decir que le gustaría implementar en la Arquidiócesis de Washington un plan de acción inspirado en la encíclica papal “Laudato Si”, muy similar a lo realizado en Atlanta en cooperación con la Universidad de Georgia.
 "Me gustaría adaptar muchas cosas de ‘Laudato Si’ en nuestra arquidiócesis. Me gustaría conversar con las universidades locales, como la Universidad Católica de América”, puntualizó monseñor Gregory en medio de los aplausos de los asistentes.   

DC Theology on Tap es organizado por DC Catholic, el ministerio de jóvenes adultos de la Arquidiócesis de Washington, el cual promueve la participación de los jóvenes adultos de entre 21 y 30 años para que participen mensualmente en conversatorios sobre cómo vivir la fe católica en el mundo.