La conmemoración del natalicio de Martin Luther King Jr., defensor de los derechos civiles en Estados Unidos, constituye una fecha especial para los que defienden la vida, la paz y la justicia. El próximo sábado  18 de enero monseñor Wilton D. Gregory, arzobispo de Washington, celebrará una misa especial en la parroquia Nuestra Señora Reina de la Paz en Washington. 

Al acto religioso, donde se realizará una reflexión especial sobre como combatir la discriminación racial a través de medios no violentos, le precederá una celebración con música Gospel a cargo del coro de la Arquidiócesis de Washington.

La celebración religiosa, organizada por la Oficina Arquidiocesana de Diversidad Cultural de la Arquidiócesis de Washington, se iniciará a las 3:30 pm. La parroquia Nuestra Señora Reina de la Paz se encuentra ubicada en el 3800 de la calle Ely Place, al sureste de Washington, DC.

El doctor King ganador del Premio Nobel de la Paz 1964, autor del célebre discurso "Yo tengo un sueño" e ícono de la lucha contra el racismo y las injusticias, fue asesinado el 4 de abril de 1968 en Memphis.

En la década de 1960 el líder de los derechos civiles Martin Luther King, Jr., lideró una lucha para que en Estados Unidos se trate a todas las personas por igual, sin importar el color de la piel, ofreciendo las mismas oportunidades educativas, laborales y salariales. 

“Sueños” vigentes 

Los jóvenes amparados en el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) aprovechan el día de recordación de Martin Luther King Jr. para dar a conocer sus sueños y esperanzas de vivir legalmente en Estados Unidos.

La red juvenil nacional United We DREAM (Unidos Soñamos), que tiene varios años luchando en las calles para permitir la legalidad de cerca de 700.000 mil estudiantes “soñadores”, ha programado una serie de actividades en diferentes ciudades del país para pedir a los jueces de la Corte Suprema un fallo justo para sus demandas. 

En noviembre pasado los jueces de la Corte Suprema de Estados Unidos escucharon los alegatos, a favor y en contra, de la continuidad del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA). 

La Corte Suprema deberán definir en los próximos meses si avala la decisión del Gobierno de Donald Trump de acabar con este plan - anunciado el 2012 por el entonces presidente Barack Obama- o si extiende su vigencia a favor de miles de inmigrantes que fueron traídos por sus padres siendo niños y que no cuentan con una visa.

Iglesia presente

Monseñor Joe S. Vásquez, presidente de la Comisión de Migraciones de la Conferencia de Obispos Católicos de EEUU (USCCB), dijo en esa oportunidad que muchos de los jóvenes beneficiados con DACA son líderes parroquiales y contribuyentes importantes a nuestra economía y comunidades. 

“Instamos al Congreso y al presidente a trabajar juntos para encontrar una solución legislativa permanente a la difícil situación de todos los beneficiarios del citado programa”, señaló el representante de USCCB.