La Pastoral Migratoria es un ministerio parroquial dirigido por inmigrantes de la Arquidiócesis de Chicago que educa a los católicos sobre los beneficios de la inmigración para Estados Unidos, e invita a los equipos pastorales de otras diócesis de Estados Unidos a participar en el Instituto Nacional Pastoral Migratorio. 

La Pastoral Migratoria surge con el propósito de capacitar a líderes laicos en el acompañamiento de los inmigrantes y comparte su programa de formación y capacitación con otras diócesis y parroquias comprometidas en fomentar el liderazgo de inmigrantes que estén dispuestos a ayudar a otros inmigrantes con necesidades. 

En el seminario web, celebrado el 24 de junio, Elena Segura, directora de la Pastoral Migratoria de la Arquidiócesis de Chicago, expuso los objetivos principales de la pastoral: “Educar a los católicos acerca de los beneficios de la inmigración para Estados Unidos, abogar por una reforma migratoria y ofrecer servicios legales católicos para los inmigrantes que estén en trámite de legalización”. 

Desde el 2005, la Pastoral Migratoria ha asistido en temas legales a muchos inmigrantes, ya que estos a menudo han de enfrentarse a trámites arduos y prolongados. 

Elena Segura se refirió al reciente fallo de la Corte Suprema sobre el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA). Este fallo bloqueó el intento del Gobierno de Trump de rescindir el DACA, evitando que unos 700.000 jóvenes que entraron en Estados Unidos sin papeles cuando eran niños sean deportados. 

Ahora estos dreamers, como así se les conoce a los beneficiarios de DACA, seguirán protegidos de la deportación y podrán aspirar a conseguir permisos de trabajo. 

“¿Qué nos está diciendo Dios ahora que vivimos en un escenario de incertidumbre? ¿Qué podemos hacer para ayudarnos los unos a los otros?”, se interpeló Elena Segura. A lo cual añadió que es aquí donde cobra extrema importancia la Pastoral Migratoria, la cual desde su dimensión eminentemente práctica invita a los inmigrantes a reflexionar acerca de la realidad actual y a estar en contacto los unos con los otros.

Desafortunadamente, la actual administración estadounidense no está destinando suficientes recursos ni esfuerzos para ayudar a los colectivos más necesitados, y por este motivo la Pastoral Migratoria y el V Encuentro de la Pastoral Hispana recalcan la importancia de la creación de una estructura nacional que sirva de apoyo, y de entrenamiento de líderes de parroquias locales para que dispongan de más recursos, puedan conectar con distintos grupos de católicos a nivel nacional y puedan acompañar a las familias de inmigrantes. 

Raymundo Valdez, coordinador de proyectos nacionales, señaló durante el seminario que los resultados de varias encuestas mostraron que la atención médica es el recurso más necesitado entre los miembros de la comunidad de inmigrantes de la parroquia de St. Stanislaus de Chicago. Gracias a los resultados de dichas encuestas, 380 personas pudieron recibir asistencia médica a través de 15 organizaciones.

Además, según Valdez, la Pastoral Migratoria tuvo un papel clave en la aprobación de una ley que permite a los inmigrantes indocumentados solicitar una licencia de conducir temporal, y esta ley logró salir adelante gracias a la recolección de 75.000 firmas de 150 parroquias distintas. 

Otro programa a través del cual la Pastoral Migratoria pudo ayudar a individuos de comunidades católicas, fue mediante un proceso de acompañamiento integral que incluye clases de ciudadanía y ayuda legal para llenar la solicitud de ciudadanía estadounidense, así como la preparación para la entrevista con un funcionario de inmigración.

Elena Segura señaló, asímismo, la importancia de implementar más plataformas tecnológicas para que los niños puedan continuar con sus clases de catecismo durante el tiempo que dure la actual pandemia por COVID-19. Porque en el área educacional, las órdenes religiosas juegan un papel muy relevante.

Durante la ronda de preguntas que se abrió al final del seminario web, uno de los participantes quiso saber cuáles son los pasos que una diócesis debe tomar para implementar la Pastoral Migratoria.

Segura respondió que, en primer lugar, los miembros de la diócesis deben poder visualizar las necesidades de la comunidad de cada parroquia, así como interactuar con otras parroquias que ya estén familiarizadas con el proceso. Posteriormente es necesario identificar a los prelados de la diócesis para llevar a cabo un acuerdo formal entre la Iglesia y la Pastoral Migratoria.