El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ordenó este viernes que se abra una investigación sobre la muerte de un migrante hondureño al recibir un disparo de agentes policiales en el norte del país.

 "Lamento mucho el asesinato de un migrante hondureño en Saltillo; es un asunto vinculado con la policía del estado de Coahuila", dijo el mandatario al ser cuestionado en su rueda de prensa matutina en el Palacio Nacional sobre este suceso del miércoles.

 El líder del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena) dijo que los policías reconocieron que "en un operativo asesinaron lamentablemente a un migrante".

 El mandatario anunció que ha ordenado la apertura de una investigación para conocer si en los hechos estuvieron involucrados "agentes de migración que actuaron en contra del migrante".

 "Estoy pidiendo una investigación y desde luego hace lo propio la fiscalía del estado de Coahuila y vamos a informar con más precisión sobre este tema", aseveró el mandatario.

 Amnistía Internacional denunció el jueves que la muerte del hombre, quien viajaba con su hija durante una operación policial, es una alarmante señal del enfoque cada vez más hostil de México hacia las personas migrantes.

 "La información pública basada en las declaraciones de los testigos señala el hecho de que agentes de la Policía Federal y del Instituto Nacional de Migración también podrían haber participado en el incidente, aunque las autoridades federales lo negaron", expuso la organización.

 López Obrador reivindicó que su Gobierno es "respetuoso con los derechos humanos" y pidió a las autoridades estatales y locales que "no haya acoso y mucho menos violación a los derechos humanos ni se atente contra la vida de las personas".

 "No vamos a hacer masacres como sucedía en gobiernos anteriores", reivindicó el mandatario.

 En un primer momento, organizaciones civiles apuntaron que el fallecido era originario de El Salvador, si bien horas después se dio a conocer oficialmente que el migrante muerto es de Honduras.

 Amnistía Internacional calificó de "alarmante" la muerte del hombre centroamericano e instó a México a tratar a los migrantes con "humanidad".

 En otros temas, López Obrador celebró en la conferencia matutina de este viernes que este es "el semestre en el que se han recibido más remesas" desde que hay datos y agradeció la llegada de "recursos de los paisanos" que viven en el extranjero, en su inmensa mayoría en Estados Unidos.

 México recibió 16.845 millones de dólares de sus ciudadanos residentes en el extranjero en el primer semestre del año, un aumento de 3,7 % respecto al mismo periodo de 2018, informó este jueves el banco central.

 Asimismo, el presidente informó de que se firmó con el sindicato de Petróleos Mexicanos (Pemex) una revisión del contrato colectivo para reducir algunas prestaciones y lograr un ahorro de 1.600 millones de pesos (84 millones de dólares).

 "Fueron sensibles (los líderes sindicales) y entendieron que ya no es posible mantener esas prestaciones muy especiales", dijo López Obrador, quien quiere rescatar la petrolera estatal de su crisis de deuda y producción.

 El mandatario reivindicó que el Gobierno es "respetuoso de los sindicatos" pero, a su vez, busca "convencer de que ya no puede haber privilegios para nadie". EFE