Las organizaciones pro inmigrantes de Virginia lograron una importante victoria en favor de los inmigrantes indocumentados. Tras varios años de lucha, angustias e incertidumbres la Cámara de Delegados y Senado aprobaron el pasado martes 11 de febrero dos proyectos de ley, que después de una próxima conciliación bipartidaria, permitirán que más de 250.000 conductores sin documentos migratorios en regla obtengan una licencia de conducir.

El pleno de la Cámara de Delegados aprobó con 57 votos a favor y 22 en contra para que se autorice la entrega de licencias de conducir a los indocumentados. El Senado con 22 votos a favor y 18 en contra decidió que se conceda una “Tarjeta de Privilegio de Manejo”. Ahora solo queda que en las próximas cuatro semanas los legisladores de ambos partidos redacten una propuesta final para que sea firmada por Ralph Northam, gobernador de Virginia.

Eso significa que los inmigrantes indocumentados podrán obtener el documento que les permita conducir legalmente en Virginia. Una vez que la propuesta final tenga la rúbrica del Gobernador se convertirá en ley y recién entraría en vigencia el primero de enero de 2021.  

Edgar Aranda-Yanoc, presidente de La Coalición de Organizaciones Latinas de Virginia (VACOLAO), dijo que la votación en ambas cámaras es el justo reconocimiento a las demandas de las organizaciones pro-inmigrantes, así como una ayuda a los miles de trabajadores indocumentados que viven y pagan impuestos estatales en Virginia. 

“La victoria en ambas cámaras nos permite asegurar que los inmigrantes indocumentados tendrán un documento oficial que les permitirá conducir legalmente. Nosotros mantenemos firme la esperanza de que después de la conciliación los legisladores opten por autorizar una licencia de conducir sin ningún tipo de distinciones”, comentó el presidente de VACOLAO.

Agregó que los legisladores por fin han entendido que la falta de una licencia para conducir vehículos afecta directamente a la gente trabajadora, quienes tienen que desplazarse por un empleo, las amas de casa que llevan los niños a la escuela, al médico o van simplemente de compras.

Luis Aguilar, director de la organización de apoyo a migrantes CASA Virginia, reconoció que las promotoras de las iniciativas legislativas aprobadas fueron la senadora Jennifer Boysko y la delegada Elizabeth Guzmán, ambas demócratas y de distritos en el norte del estado.
 La obtención de una licencia de conducir para indocumentados se debió en gran medida al trabajo de organizaciones como la Coalición de Organizaciones Latinas de Virginia (VACOLAO), compuesta por Virginia Interfaith Center for Public Policy, Casa VA, Sin Barreras CharlottesvilleCentreville Immigration Forum, Legal Aid Justice Center y Dreamer Mothers’s in Action, entre otras.

En los últimos días los proyectos de ley para otorgar licencia de conducir a cientos de miles de migrantes indocumentados avanzaron en las legislaturas de Virginia y de Massachusetts después de años de brega por parte de grupos activistas.