Los negocios pequeños de propietarios hispanos están siendo afectados más que otros en medio de la pandemia del COVID-19 y mientras unos batallan para sobrevivir, otros cerraron y algunos tuvieron que cambiar de rubro, dice Nicole Quiroga, presidenta de la Cámara de Comercio Hispana del Área de Washington, (GWHCC).

La comunidad hispana ha sido desproporcionadamente afectada por el coronavirus y el impacto se ha sentido en los negocios, afectando a empresarios, empleados y sus familias. Estas empresas tienen pocos fondos para casos de emergencia, no cuentan con el respaldo de grandes bancos y la barrera del idioma les complica el acceso a recursos en medio de una crisis que se ha prolongado ya por cuatro meses. 

Afirma que estos negocios necesitan más préstamos y subsidios de los gobiernos locales, estatales y federal para sobrevivir: "Las autoridades nos tienen que ayudar. Si los negocios latinos se vienen abajo, se viene abajo la economía en general. Abran la economía lo más rápido posible -manteniendo normas de protección contra el virus- porque de lo contrario la economía será devastada".

La citada cámara empresarial y la American University realizaron una investigación entre 150 negocios de dueños hispanos para conocer las repercusiones del COVID-19. Los resultados: "Treinta por ciento de los negocios se vieron obligados a cerrar o suspender sus operaciones. Los latinos, grupo que tiene los más altos índices de personas contagiadas, están perdiendo el empleo a un ritmo que casi duplica los índices de los estadounidenses blancos".

El impacto en los negocios pequeños de inmigrantes lo califican como diverso, extraordinario y a menudo tremendo. Expone la sustancial pérdida de consumidores y ganancias, además de los drásticos cierres y despidos.

Los empresarios tienen falta de liquidez, necesitan más acceso a capital y un mejor asesoramiento empresarial. El estudio destaca lo siguiente:

- Un 65 por ciento de los empresarios dice que la pandemia ha generado muchos o drásticos cambios en su negocio. Solo un 10 por ciento no fue afectado o tuvo un impacto mínimo.

- Un 56 por ciento de los negocios sufrieron un descalabro, incluso un tercio tuvo que cerrar o suspender operaciones mientras un 26 por ciento redujo las operaciones.

- Un 34 por ciento de los negocios no pueden ofrecer la parte del servicio que es en persona (21%) o no pueden trabajar (13%) durante la pandemia.

- Solo un 9 por ciento de los empresarios dijeron que solicitaron o planean hacer una solicitud con el seguro por la interrupción de labores debido al COVID-19.

El reporte plasma la situación de los negocios y las necesidades inmediatas para poder desarrollar la asistencia en ese sentido. Demuestra los retos y barreras que las empresas hispanas enfrentan y seguirán enfrentando luego de la pandemia.

El reporte se realizó para ayudar a las organizaciones que ofrecen asistencia a la comunidad y para que los líderes que toman decisiones puedan identificar políticas y programas específicos para apoyar a los pequeños negocios de hispanos.

Quiroga subraya: “Los hispanos estamos perdiendo más empleos y cerrando más negocios que otros grupos". Hay 70 mil negocios en manos de inmigrantes latinos en el área metropolitana donde residen más de un millón de hispanos.

Califica de increíbles a los trabajadores hispanos, pero reconoce las limitaciones de idioma que algunos tienen. Otra dificultad que se ha hecho evidente es que los pequeños negocios tienen -en promedio- fondos de emergencia para seguir operando por un mes y no tienen tanto dinero como para sobrevivir una pandemia como esta.

Las relaciones de los inmigrantes hispanos con los grandes bancos que prestan dinero no son fuertes y ello les limita el acceso a recursos, además no ofrecen información en español o no saben con quién hablar para entender el proceso financiero.

La cámara de comercio juega un rol clave para ayudarlos, aconsejarlos, guiarlos, formarlos e impulsarlos para superar esta crisis. Ejemplo, el restaurante ‘El Tamarindo’, ubicado en el Distrito, no pudo funcionar porque no le llegaban los insumos para hacer comida.

Otros negocios que están sufriendo las repercusiones de la pandemia son los hoteles, los que organizan eventos y las microempresas: la Compañía Tierra que se dedicaba a organización de eventos y proveer mesas y otros materiales tuvo que 'reinventarse' y ahora está produciendo productos de protección como máscaras y desinfectantes contra el COVID-19.

"Los que han cerrado son los micronegocios", como uno que fabricaba joyas y ahora con el negocio en casa está tratando de reingresar al mercado vía internet pero no sabe cómo hacerlo, necesita un experto en portales (web sites), no tiene recursos y la transición no se le ha hecho fácil, comentó Quiroga.

En el sector construcción las empresas pequeñas son las más golpeadas: "Mientras las grandes compañías tienen dinero para salir adelante, las pequeñas son las que más sufren".

"Para los latinos ha sido muy difícil", explicó Quiroga, aclarando que aún hay fondos para ayudar a empresas y que la GWHCC está disponible para asistir a sus miembros.

Ellos también refieren a las empresas a otras organizaciones comunitarias como LEDC y la Escuela Carlos Rosario para que les ayuden a llenar la solicitud de subsidios o préstamos del Gobierno.

Ayuda hay, pero no es suficiente para los negocios hispanos -dijo-. Puso el ejemplo de una empresa aseguradora mediana que recibió 150 mil dólares en ayuda. "Pero si su negocio es pequeño, no recibirá tanto", dijo.

Por eso, insiste en la reapertura económica y pide que los gobiernos otorguen más ayuda a los negocios más pequeños que son los más afectados. 

GWHCC está abierta para los empresarios del área y ofreciendo asistencia gratis a los miembros de la cámara.

La fecha límite para solicitar un préstamo (Economic Injury Disaster Loan) es hasta el 17 de diciembre de 2020.

INFORMACIÓN

The Greater Washington Hispanic Chamber of Commerce (GWHCC). Inf: (202)728-0352 o gwhcc.org o [email protected]