Si usted consume con frecuencia queso añejo, nueces o hígado de pollo y sufre de migrañas, tal vez sufra de intolerancia a la tiramina. Esta condición es poco conocida, se vincula a alimentos que son muy comunes en la dieta de los hispanos y genera una reacción en cadena en el cuerpo.

La tiramina es un aminoácido vaso-activo que se encuentra en algunos alimentos como los arenques (perteneciente a la familia de la sardina) y produce dolor de cabeza en algunas personas. Es un producto que se obtiene al convertir la tirosina (aminoácido presente en muchas proteínas) en epinefrina (hormona activa producida internamente en la glándula adrenal) -según lo indica la Fundación Nacional para el Dolor de Cabeza.

"Los alimentos que contienen tiramina pueden desencadenar una reacción en cadena que resulta en las causas más comunes de dolor de cabeza – vasoconstricción cerebral, seguida por la dilatación de los vasos sanguíneos en la cabeza."

Las reacciones a la tiramina van desde taquicardia hasta dificultad para respirar, según indica la sección de epidemiología y prevención de enfermedades del Departamento de salud de Virginia.

Esta intolerancia puede confundirse con una alergia, pero no lo es, y los afectados pueden pasan años sufriendo de las reacciones sin asociarlas a la tiramina.

Las personas que no la toleran, también pueden presentar enrojecimiento, escalofríos, dolor de cabeza, náusea, vómitos, diarrea, sensación de ardor, sudoración.

Si sospecha que sufre de esta condición, debe comer

estos alimentos con precaución, en pequeñas cantidades. Si encuentra que un alimento en particular le causa reacción, evítelo completamente.

Es peligroso que ciertos pacientes que se ven sometidos a tratamiento con antidepresivos ingieran estos alimentos con tiramina. Hay que limitar la cantidad que se consume si la persona utiliza un medicamento antidepresivos llamado monoamino oxidasa (MAOIs, por sus siglas en inglés). En ese caso, el paciente también puede presentar como efecto secundario, un aumento en la presión arterial.