Para la familia Valdivia el escuchar por radio o ver por televisión la misa dominical era una opción reservada para los ancianos y enfermos del mundo, más no para quienes gozaban de buena salud. Todos los fines de semanas disfrutaban compartir la palabra de Dios con sus amistades en la parroquia Nuestra Señora Reina de Las Américas, pero la pandemia del COVID-19 obligó a la suspensión de los servicios religioso para evitar los contagios.

Hoy sus cinco integrantes se han visto en la obligación de seguir, escuchar y vivir la Santa Misa “on line”. La adaptación no ha sido fácil, porque todos estaban acostumbrados a escuchar el coro parroquial, participar en las lecturas bíblicas, recolección de las limosnas, asistir a las charlas parroquiales y degustar –en el sótano de la parroquia- algunos platillos de la culinaria hispana.

“El confinamiento obliga a utilizar los recursos tecnológicos para no perderse la misa dominical. No es fácil seguirla con la mano en el teclado o atento a que no se congele la pantalla. Responder en solitario las plegarias y no ser parte del rito de la paz te hace sentir extraño. Con la ayuda de mis hijos hemos superado algunas deficiencias técnicas y ahora decidimos juntarnos al mediodía para cumplir con las exigencias de la Iglesia”, dijo el jefe de la familia Valdivia, quien es de origen boliviano.

La creatividad de los Valdivia ha permitido ambientar la transmisión con el encendido de velas cerca de la pantalla, colar una imagen de Jesucristo, así como seguir las recomendaciones básicas como buscar un lugar tranquilo para vivir plenamente la misa, asumir una postura de respeto y desactivar los celulares. 

“Todos participamos. Escuchamos, respondemos, guardamos silencio, no ponemos de pie, nos sentamos, nos arrodillamos en los momentos indicados y aceptamos la comunión de manera espiritual. Extrañamos nuestra parroquia, a nuestros sacerdotes y el ser parte de una comunidad que vive la Palabra Dios con intensidad. Cuando termine la cuarentena volveremos a nuestra rutina diaria, pero recargados en nuestra fe”, acotó Valdivia. 

Cada día son más las parroquias de la Arquidiócesis de Washington que aprovechan las posibilidades tecnológicas para transmitir las misas “on line” en español e inglés (https://adw.org/live-streamed-masses-and-prayers/).

Por ejemplo, la catedral de San Mateo Apóstol (Washington DC) transmite la misa dominical en español a la 1:00 PM (https://www.stmatthewscathedral.org/parish-mass-livestreams). Parroquia San Camilo de Silver Spring (https://stcamilluschurch.online.church/). 

A través del Facebook puede seguir la misa diarias en español en Misión de San Andrés Apóstol (https://www.youtube.com/channel/UC_R0u_t1vTO3r-g7zCIk-ZQ).