Los hispanos nacidos en Estados Unidos dan cuenta de problemas de salud a una tasa casi el doble de la de los latinos nacidos en el exterior, y asignan a la salud mental la mayor importancia, según un estudio publicado esta semana.

La compañía digital Mitú difundió los resultados de un estudio cuantitativo con una muestra de unos 1.000 hispanos para evaluar las actitudes de los participantes hacia la medicina, la salud mental, la preparación física y los ejercicios, y la nutrición.

El estudio es parte de una serie titulada "Mitú In Tell" en cooperación con la firma de mercadeo The MRKT.

El 65 por ciento de los participantes en la encuesta indicó que la salud mental es muy importante, "lo cual es notable teniendo en cuenta que la salud mental ha disminuido en todos los segmentos de la población hispana, en comparación con dos años atrás", señaló el estudio.

El 37 por ciento de los encuestados indicó que no tiene un médico de consulta general por razones financieras, y ese obstáculo fue mencionado por el 40 por ciento de los latinos nacidos en otros países.

El 29 por ciento de los hispanos nacidos en Estados Unidos dio cuenta de problemas de salud en sus familias que afectan a varias generaciones, comparado con el 17 por ciento de los latinos nacidos en el exterior.

Aunque en su lista de asuntos de salud más importantes los encuestados no dieron mucha relevancia al ejercicio y la buena condición física, el 45 por ciento de ellos indicó que ahora hacen ejercicio con mayor frecuencia que hace dos años.

El 62 por ciento de los hombres y el 54 por ciento de las mujeres, en este grupo latino encuestado, indicó que han recurrido al ejercicio y los cambios en sus dietas para lidiar con los retos a su salud mental.

El 30 por ciento  de los hombres y el 22 por ciento  de las mujeres indicó un incremento en el consumo de drogas, y el 14 por ciento de los hombres y el 8 por ciento de las mujeres dio cuenta de un mayor consumo de bebidas alcohólicas. EFE