Los latinos y los afroamericanos que han sufrido un fallo cardíaco fueron menos propensos a ser admitidos en unidades especializadas de cardiología, muestra un estudio presentado este miércoles.

 La investigación encontró que los latinos fueron un 17 por ciento menos dados a ser admitidos en una unidad especializada y los afroamericanos un 9 por ciento menos luego de ingresar al hospital con un problema cardíaco.

 El reporte publicado en Circulation: Heart Failure, la revista especializada de la Asociación Americana del Corazón (AHA), analizó cerca de 2.000 pacientes en un periodo de diez años del Brigham and Women's Hospital en Boston.

 "Estos resultados son tanto injustos como evitables y de ninguna manera únicos de una sola institución", señaló Lauren Eberly, coautora de la investigación y quien fuera médico residente del centro hospitalario cuando se realizó el estudio.

 Los elementos que afectan los diferentes patrones de admisión en los centros hospitalarios "son posiblemente multifactoriales pero reflejan las desigualdades que afectan a los paciente latinos y afroamericanos en la atención ambulatoria de cardiología", agregó Michelle Morse, autora senior de la investigación y profesora asistente de Medicina de la Escuela Médica de Harvard.

 Los pacientes de las minorías que no fueron admitidos a una unidad especializada tampoco se encontraba bajo el cuidado de un cardiólogo como pacientes ambulatorios en el momento de la hospitalización, el predictor de ingreso a una unidad de cardiología más relevante, destacó el reporte presentado por AHA en Dallas, Texas.

 Los resultados sugieren que las disparidades observadas en el manejo de los pacientes provienen de "diferencias estructurales y sistémicas en el cuidado más que de las diferencias biológicas en la progresión de la enfermedad para personas de diferentes ancestros".

 El dar de alta prematuramente a una persona con un problema cardíaco, las transiciones inadecuadas del cuidado hospitalario al del hogar y la falta de seguimiento a los pacientes admitidos en medicina general pueden empeorar sus resultados de salud, señaló el informe.

 "Recomendamos que la prestación de los servicios sea designada para dar prioridad al cuidado de aquellos pacientes más marginados. Sólo en ese momento podemos comenzar a eliminar la desigualdad", enfatizó Eberly. EFE