En una sencilla ceremonia, que contó con la presencia de numerosos invitados, religiosos y padres de familia, los estudiantes del octavo grado de la escuela primaria católica Sagrado Corazón se graduaron en la parroquia del mismo nombre.

El párroco Emilio Biosca Agüero mostró su alegría al ver los progresos educativos de los alumnos y que ahora abandonan la escuela para seguir su formación escolar en diversos colegios católicos de la Arquidiócesis de Washington. “Dios bendiga sus pasos y que siempre sean buenos alumnos, buenos hijos y buenos cristianos”.

El padre Emilio Biosca, párroco del Sagrado Corazón, mostró su alegría por el objetivo educativo alcanzado por los alumnos.

El sacerdote también dijo que nunca deben olvidar el esfuerzo económico y laboral que realizan sus padres para poder brindarles una educación de calidad, así como la preocupación de la parroquia por asegurar que más niños tengan la oportunidad de recibir una formación católica mientras están en las aulas escolares.  

Elise Heil, directora del centro educativo, agradeció tanto a los alumnos como a los maestros, por el esfuerzo realizado durante los años de su formación escolar. 

“Hoy es un día de fiesta para nuestra escuela y sus familias. Ustedes se gradúan con excelentes notas, han sido unos estudiantes maravillosos. Estoy orgullosa de haberlos ayudado a culminar de manera satisfactoria con la primera parte de su educación escolar. Van a extrañar varias cosas de su escuela primaria, pero no tengan temor pues han sido preparados para tener éxito académico en la secundaria”, dijo Heil.

Estudiantes de la escuela Sagrado Corazón ingresan al templo para su ceremonia de graduación. Foto/MV

En esta ocasión, varios profesores y alumnos fueron llamado para compartir sus experiencias personales, educativas y deportivas durante sus años en la escuela.  

Acto seguido, la directora llamó uno a uno a los estudiantes que habían concluido su educación básica y les entregó sus respectivos diplomas, más un rosario bendecido para que los acompañe a coronar con éxitos los próximos retos escolares.   

Durante la ceremonia estuvieron presentes padres de familia, alumnos de diferentes grados y también una representación de ex estudiantes que asistieron para apoyar emocionalmente a los recién egresados.

El estudiante Canfield Lee Whiddon se despide de sus profesores y sus compañeros de clases. Foto/MV

Este año se graduaron Jonathan Bonilla, Emma Carballo, Maryuri Chávez, Edgardo González, Emely González, Miguel Guardado, Delanie Hernández, Tyler Lugo, Julia Malloy, Alessandra Martínez, Evelyn Martínez, Krysta Martínez, Sasha McCoy, Javier Alfonso Miguel López, Bryan Rivas, Joselin Rodríguez, Mark Soria y Canfield Whiddon. La mayoría recibió algún tipo de asistencia económica de la Arquidiócesis de Washington.