La tradición arraigada en la cultura hispana de celebrar los 15 años de las jóvenes latinas sale cada año cada vez más caro y el presupuesto medio que hay que destinar a esta fiesta supera los 20.000 dólares en Estados Unidos, según un reporte publicado esta semana.

 Esta celebración que conmemora dejar la infancia atrás supone para los padres un desembolso promedio de 21.781 dólares, según cifras de la empresa de planificación de eventos tradicionales hispanos Mi Padrino.

 Según esta firma, en los últimos 12 meses se celebraron más de 525.000 fiestas de este tipo, en las que el 24 por ciento de los encuestados dijeron que se habían gastado entre 5.000 y 10.000 dólares y el 34 por ciento tuvieron que abrir sus carteras para pagar entre 15.000 y 25.000 dólares.

 Semejantes sumas se deben a que los padres no escatiman gastos, incluido el abordar cruceros enteros dedicados a las quinceañeras o unas fiestas con una media de 212 invitados.

 Y es que se trata de convites similares a los de las bodas, concluye el informe Quinceañeras, el primer estudio sobre las fiestas para quinceañeras.

 Los padres empiezan a planear mentalmente cómo será este día de celebración desde el día de su nacimiento, aunque cerca del 30 por ciento comienza a concretar cómo será la fiesta con más de 18 meses de antelación y cerca del 60 por ciento un año antes.

 Entre los temas favoritos elegidos por progenitores e hijas está la fiesta charra, tradicional en México, el carnaval, siguiendo el ambiente de magia de Cenicienta y el bosque encantado, entre otras.

 Los estados donde más se celebra las quinceañeras son Texas (27 %), California (24 %), Illinois (7 %), Florida (6 %) y Arizona (4 %).

 "Muchas fiestas de quince años todavía reflejan el origen cultural de la familia y tienen un toque más tradicional, pero cada vez vemos más referencias a la cultura popular para crear diseños espectaculares que constituyen más una experiencia que un simple evento", dijo Kim Gamez, directora y fundadora de Mi Padrino.

 Para lograrlo el 92 por ciento de los padres alquilan un local de fiestas y el 85 por ciento apuestan tanto por DJs como fotógrafos profesionales. EFE