La Reserva Federal (Fed) rebajó este miércoles los tipos de interés un cuarto de punto, hasta el rango de entre 2 por ciento y 2,25 por ciento, en respuesta a la debilidad económica global y la inflación "apagada" en el país.

 Se trata del primer recorte del precio del dinero en la nación en más de una década.

 El banco central justificó su decisión por "las presiones inflacionarias apagadas" y las "implicaciones de los acontecimientos globales".

 La Fed señaló que la actividad económica nacional seguía siendo sólida, pero reconoció la incertidumbre acerca de las tensiones comerciales y la debilidad global.

 La decisión se tomó con 8 votos a favor y 2 en contra, los de Eric Rosengren, presidente de la Fed del distrito de Boston, y Esther George, de la Fed de Kansas City.

 Los datos macroeconómicos más recientes apuntan a una desaceleración en el país, así como en Europa y China.

 La economía nacional se ralentizó en el segundo trimestre, según el primer cálculo oficial, a un ritmo anual del 2,1 por ciento frente al 3,1 por ciento registrado previamente en el comienzo del año.

 La inflación interanual bajó dos décimas en junio al 1,6 por ciento, con lo que se mantiene de manera persistente por debajo de la meta anual del 2 por ciento de la Fed.

 El presidente, Donald Trump, ha criticado severamente al banco central e instado a que rebaje los tipos de interés en los últimos meses.

 "La UE y China bajarán aún más sus tipos de interés y meterán más dinero en sus sistemas facilitando mucho más a sus fabricantes la venta de sus productos", dijo el mandatario este martes.

 "Mientras tanto -agregó , y con escasa inflación, nuestra Fed no hace nada, y probablemente hará poco en comparación". EFE