Las familias hispanas comparten el dilema de enviar o no a sus hijos a la escuela cuando comience el año lectivo y muchas de ellas no están preparadas o equipadas para apoyar el aprendizaje a distancia, según un informe de Latino Decisions divulgado este viernes.

El resurgimiento de la pandemia de COVID-19 ha llevado a muchos estados y condados a reconsiderar los planes que habían anunciado para reabrir las escuelas y retornar a la enseñanza con presencia física en las aulas y extender el aprendizaje desde casa, algo en lo cual las familias latinas "ganaron algo de experiencia cuando se cerraron las escuelas en marzo", indicó el informe.

No obstante, una encuesta realizada por Latino Decision entre 1.195 padres y madres latinos entre el 12 y el 19 de junio encontró que 83 por ciento de los consultados están preocupados de que las escuelas reanuden actividades en el otoño dictando clases a distancia o que adopten ese modelo en algún momento del año académico. Una proporción igual teme que sus hijos no estén aprendiendo lo suficiente en línea y que se rezaguen académicamente.

"La falta de acceso a internet de alta velocidad y las dificultades para entender el contenido de las materias que sus hijos aprenden en clase son retos que las familias identificaron en la enseñanza a distancia", explicó el informe de la firma de investigación en opinión pública de la comunidad latina.

El 65 por ciento de las familias latinas indicaron que es difícil ayudar a sus hijos con la enseñanza a distancia porque los padres y madres no están familiarizados con las materias y asignaciones escolares, algo que se acentúa para 76 por ciento d de estas familias en áreas rurales y el 73 por ciento d de padres y madres que no han completado, ellos mismos, la escuela secundaria.

Cuando se les preguntó cuáles son las materias escolares en las que más les preocupa que sus hijos puedan quedar atrasados, 59 por ciento mencionaron matemáticas (con 68 % para las familias rurales), redacción y escritura para el 49 por ciento  y ciencias para el 47 por ciento .

El acceso a internet de alta velocidad es el aspecto que las familias latinas consideran como más importante para una adecuada educación escolar a distancia, y el que señalan como más relevante para una ayuda gubernamental efectiva.

Aun con un acceso mejor a internet el asunto se complica para las familias que tienen varios niños en casa, y en hogares donde padres, madres, abuelos y abuelas tienen que trabajar, también, desde la casa.

El retorno a las escuelas mientras continúa la pandemia de COVID-19 es razón de más preocupaciones para las familias latinas, indicó el informe.

Entre las medidas que los encuestados consideran más valiosas, 87 por ciento mencionaron la limpieza escrupulosa de las aulas y el uso obligatorio de máscaras, 82 por ciento citaron las clases en días alternativos para reducir el número de alumnos en las aulas, 83 por ciento sugirieron una combinación de enseñanza a distancia y en persona, y 75 por ciento indicaron como viable la extensión del año lectivo.

Las escuelas no son solo centros de instrucción para los niños y las niñas: casi 35 millones de escolares reciben desayunos y asistencia financiera para las familias de bajos ingresos en hogares donde el padre y la madre salen a trabajar. EFE