John Lewis y Cordy Tindell Vivian, íconos históricos de los derechos civiles, fallecieron este fin de semana. Lewis fue un histórico dirigente afroamericano y congresista demócrata por Georgia durante 33 años y el reverendo C.T. Vivian fue una figura clave en la lucha por la igualdad racial en Estados Unidos.

El arzobispo de Washington, Wilton Gregory, envío el siguiente mensaje: "El 17 de julio dos campeones de los Derechos Civiles cruzaron a la plenitud del reino de Dios. C.T. Vivian y John Lewis ayudaron a nuestra nación a darse cuenta de nuestro llamamiento para ser un hogar para la justicia para todas las personas. Sirvieron a nuestro país de muchas maneras, siempre con valor y esperanza. Que Dios les conceda descanso."

El representante demócrata de Georgia, John Lewis, hace comentarios durante un evento de prensa celebrado por legisladores demócratas antes de la votación sobre la Ley de Promoción del Derecho al Voto en la Cámara de Representantes de Estados Unidos en Capitol Hill en Washington, DC. Foto/EFE

Lewis, quien falleció el viernes de cáncer, había nacido el 21 de febrero de 1940 en Troy, Alabama (EEUU). Era el tercero de diez hermanos en una familia de aparceros afroamericanos, creció en la granja en la que trabajaban sus padres en la época de la segregación racial en Estados Unidos y acudió a un colegio solo para negros.

A los 20 años se unió al movimiento de los derechos civiles inspirado por el reverendo Martin Luther King y estuvo entre los primeros "freedom riders", activistas que se subían a los autobuses de línea segregados y se sentaban en los asientos de los blancos.
 Destacó como líder de los derechos civiles en la década de 1960, etapa en la que fue detenido unas 40 veces.

Amigo cercano de Martin Luther King, fue uno de los impulsores de la Marcha en Washington por el trabajo y la libertad de 1963, en la que fue uno de los oradores, precediendo su intervención al histórico discurso "I have a dream" de Luther King.
 También fue uno de los dirigentes de las llamadas marchas de Selma a Montgomery, en 1965, que reclamaban el ejercicio del derecho a voto de los afroamericanos.

Durante el conocido como Domingo Sangriento en Selma, la Policía Estatal de Alabama le apaleó y le fracturó el cráneo, un paliza que fue televisada y que provocó en EEUU un impulso contra la segregación racial.

En los años 80 fue concejal en Atlanta, y en 1987 llegó al Congreso en representación de Georgia, un puesto que ocupó hasta su muerte y en el que fue muy reconocido. Apodado "la conciencia del Congreso", Lewis fue una figura fundamental del Partido Demócrata y de la política norteamericana.

En 2011 el presidente Barak Obama le otorgó la Medalla de la Libertad.
 Lewis rehusó asistir a la toma de posesión como presidente de Donald Trump, en enero de 2017, y expresó sus dudas sobre la legitimidad de su victoria electoral debido a la supuesta injerencia rusa en los comicios.

Trump arremetió entonces contra él, lo que provocó que más de medio centenar de legisladores demócratas no acudieran a la investidura en señal de protesta.

A finales de 2019 Lewis anunció que le había sido diagnosticado un cáncer de páncreas en estado avanzado.

En los meses siguientes pudo ver las protestas raciales que provocaron el asesinato del afroamericano George Floyd a manos de policías en Minneapolis.
 Falleció el 17 de julio de 2020 en Atlanta, a los 80 años de edad.

Ícono de los derechos civiles, era el último superviviente del grupo de líderes afroamericanos conocido como Big Six y liderado por Luther King.

Cordy Tindell Vivian 

El reverendo Cordy Tindell Vivian, figura clave en el movimiento de los Derechos Civiles que durante los años 60 luchó junto a su compañero Martin Luther King en pos de la igualdad racial en EEUU, falleció este viernes a los 95 años en su hogar de Atlanta (Georgia) por causas naturales, reportaron medios locales.

Tindell nació el 28 de julio de 1924 en el condado de Howard, en Misuri, pero al poco tiempo se mudó junto a su madre a Macomb, en el estado de Illinois, región en la que en la década de los 40 empezó su andadura junto al movimiento en defensa de los Derechos Civiles en diversas sentadas pacíficas.

Su primera interacción con Luther King llegó después de que se hiciera amigo del hijo del famoso reverendo durante el boicot a los autobuses de la ciudad de Montgomery (Alabama) de 1955, durante el que junto a otros organizó los Viajes de la Libertad para demandar el fin de la segregación de los negros en los autobuses de las poblaciones del sur de EEUU. 

Sin embargo, no fue hasta 1965 que Vivian ganó notoriedad nacional, cuando compaginaba sus estudios de teología en la Universidad Baptista de América en Nashville, Tennessee, con el puesto de director de afiliados de la Conferencia Sur de Liderazgo Cristiano (SCLC), que en ese momento tenía a Martin Luther King a la cabeza.

Fue este cargo el que en marzo de 1965 le llevó a la ciudad de Selma (Alabama) en uno de sus numerosos viajes para reclamar la aplicación efectiva del derecho a voto de los afroamericanos, allí el Sheriff Jim Clark escuchó el argumentario de Vivian y luego lo golpeó en el rostro ante numerosas cámaras de televisión.

Eso llevó a miles de manifestantes a hacer una marcha desde Selma a Montgomery, capital del estado, a través del puente de Edmund Petrus, una protesta que hizo que el 7 de marzo de 1965 se convirtiera en una fecha fatídica para el movimiento de los Derechos Civiles, pues la policía local atacó brutalmente en este puente a los manifestantes con cargas a caballo, porras y gas lacrimógeno.

Tras el asesinato de Luther King en 1968, Vivian siguió militando en la SCLC, de la que se convirtió en presidente interino en 2012, tras muchos años en los que la organización sufrió dificultades financieras y peleas internas que hicieron que perdiera fuerza.

En honor a su trayectoria, en 2013, el presidente Barack Obama (2009-2017) concedió al reverendo Vivian la Medalla Presidencial a la Libertad, uno de los mayores honores concedidos en Estados Unidos. (Resumen cablegráfico de EFE)