Tobias A. Harkleroad, director de la escuela católica St. Francis International, invitó a sus estudiantes para que se unan en oración un día después de las elecciones y que pidan a Dios que conceda serenidad, sabiduría e imparcialidad a las autoridades responsables del conteo final de votos para conocer el nombre del nuevo presidente de Estados Unidos. 

A través de un mensaje virtual, el director dijo que es primordial la oración en el seno familiar y tener presente el mensaje de San Francisco de Asís, quien siempre le pedía a Dios serenidad para aceptar las cosas que no se pueden cambiar, valor para transformar las cosas y sabiduría para aceptar las diferencias.

“En todo proceso electoral siempre aprendemos cosas nuevas. Hoy, que enfrentamos tantas preocupaciones como son la propagación de coronavirus o el desempleo, es importante pedir a Dios que nos ilumine mientras esperamos los resultados finales. Estemos unidos en oración y pidamos por el futuro de país”, señaló Harkleroad. 

Explicó a sus alumnos que el Evangelio nos invita a todos, en especial a los políticos, a responder a las necesidades de los ciudadanos con respeto y dignidad, pues todos somos hijos de Dios. 

Agregó que a través de la oración Dios nos otorga el discernimiento y todos debemos esperar que las nuevas autoridades caminen por la senda de la verdad y la justicia.

Finalmente, acotó que todos debemos buscar el bien común, recordando siempre la exhortación del papa Francisco que en el año 2013 dijo que “los buenos católicos se sumergen en la política ofreciendo lo mejor de sí mismos en beneficio de los demás”. 

Mucho interés

Sin duda, las recientes elecciones han generado interés general, especialmente en los más jóvenes que a través de las redes sociales han sido testigos de la masiva participación de electores en los últimos 120 años. Según estimaciones US Election Project, al menos 66,7 por ciento de los estadounidenses con derecho a voto participaron en los comicios del martes 3 de noviembre.
Casi 160 millones de los aproximadamente 238 millones de estadounidenses con derecho al sufragio acudieron a las urnas o enviaron su voto por correo en estas elecciones, un aumento notable respecto a los casi 139 millones de sufragios que se emitieron en las últimas elecciones presidenciales, en 2016.

Un grupo de organizaciones resaltó este miércoles la alta participación de las comunidades minoritarias en las presidenciales de Estados Unidos, que en el caso de los hispanos logró la cuota inédita de más de 15 millones de votantes.
De acuerdo con la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Elegidos y Designados (NALEO), los hispanos que participaron en el proceso electoral sobrepasaron la cifra de 15 millones de votantes, una concurrencia "como nunca se ha visto", dijo Andrea Mercado, directora ejecutiva de New Florida Majority.