El cambio climático se ha instalado en El Salvador, el país más pequeño en extensión, pero el más densamente poblado.  Los bosques cubren solo un diez por ciento de su superficie. El agua potable cada año escasea más, pues el régimen de lluvias está cambiando. Varios partidos políticos han intentado promover una ley que permitiría privatizar el agua.

Líderes juveniles del departamento de Chalatenango, al norte del País participaron de una jornada de retiro espiritual para profundizar en el contenido de la Laudato Si.

“El Papa ha tratado de poner en el centro de la reflexión mundial el tema del respeto a la casa común”, afirmó, monseñor Oswaldo Escobar.

El Obispo de Chalatenango expresó que ha estado trabajando junto con el clero y los agentes de pastoral para cambiar la costumbre de quemar los terrenos antes de comenzar la época de siembra. De igual manera, con toda la Conferencia Episcopal se han pronunciado contra la privatización del agua, pues el resultado sería contra la vida de los más pobres y beneficiaría a unos pocos.


Los jóvenes Antonio Peña, compartió su deseo de que el compromiso adquirido siga siendo efectivo. Pedro Portillo insistió en la necesidad de tomar conciencia de la destrucción ecológica y del bienestar que podemos lograr para todos, si cuidamos la casa común. Gisel Murcia expresa que hay tres relaciones fundamentales que deben estar en equilibrio, tal como dice la Laudato Si: Dios, el prójimo y la tierra. Este equilibrio nos permitirá cuidar nuestra casa común, independiente de las creencias que profesemos. Vaticano News