En el contexto actual de crisis global sanitaria, el papa Francisco ha divulgado al menos tres documentos donde se recogen aspectos humanos y cristianos que no debemos pasar desapercibidos. Hacen pensar y replantear realidades fundamentales de convivencia social, política, económica, cultural y ecológica de nuestro mundo. Una idea fuerza que atraviesa los textos es que una emergencia, como la del COVID-19, es derrotada con los anticuerpos de la solidaridad, justicia y esperanza. 

Echamos mano a documentos claves: la Bendición “Urbi et Orbi”, oración en tiempos de pandemia, divulgado el 27 de marzo (BUO); Mensaje Pascual “Urbi et Orbi” del 12 de abril (MPUO) y la meditación titulada “Un plan para resucitar” publicada en revista Vida Nueva el 17 de abril (MPR). Enunciamos siete rasgos de esos textos que, ciertamente, sitúan en la realidad, interpelan e inspiran.

Primero, el hecho social total y desolador. Hasta el 27 de abril las cifras oficiales hablaban de más de tres millones de casos; 206.000 muertes y de 808.403 recuperados. Más allá de las cifras frías, el Papa visualiza el drama humano: 

Densas tinieblas han cubierto nuestras plazas, calles y ciudades; se fueron adueñando de nuestras vidas llenando todo de un silencio que ensordece y un vacío desolador que paraliza todo a su paso: se palpita en el aire, se siente en los gestos, lo dicen las miradas. Nos encontramos asustados y perdidos… (BUO).

Desempleado recibe un plato de comida. La pandemia desenmascara nuestra vulnerabilidadEl papa Francisco lo explica de manera gráfica:
con [ella] se cayó el maquillaje de esos estereotipos con los que disfrazábamos nuestros egos siempre pretenciosos de querer aparentar; y dejó al descubierto, una vez más, esa (bendita) pertenencia común de la que no podemos ni queremos evadirnos; esa pertenencia de hermanos. Foto/EFE

Segundola tempestad desenmascara nuestra vulnerabilidadFrancisco lo explica de manera gráfica:

Con [ella] se cayó el maquillaje de esos estereotipos con los que disfrazábamos nuestros egos siempre pretenciosos de querer aparentar; y dejó al descubierto, una vez más, esa (bendita) pertenencia común de la que no podemos ni queremos evadirnos; esa pertenencia de hermanos (BUO).

Tercero, ¿Dónde está Dios en la pandemia? ¿Qué hace y qué no hace? Desde su mirada de fe el Papa nos comunica una imagen sana de Dios, contraria al Dios del miedo que suele ser difundida frente a este tipo de crisis. Cuando el Papa habla de Dios en estas circunstancias habla de que es aliado nuestro, no del virus. 

En esta tierra desolada, el Señor se empeña en regenerar la belleza y hacer renacer la esperanza: “Mirad que realizo algo nuevo, ya está brotando, ¿no lo notan?” (Is 43, 18b). Dios jamás abandona a su pueblo, está siempre junto a él, especialmente cuando el dolor se hace más presente (MPR).

Cuarto, los mártires de la pandemiaEs decir, personas que, por cuidar a los contaminados por el coronavirus, sufren rechazo, agotamiento, contagio y muerte. Frente a ellas, el Papa tiene dos palabras: estima y gratitud:

[…] nuestras vidas están tejidas y sostenidas por personas comunes —corrientemente olvidadas— […] pero, sin lugar a dudas, están escribiendo hoy los acontecimientos decisivos de nuestra historia: médicos, enfermeros y enfermeras, encargados de reponer los productos en los supermercados, limpiadoras, cuidadoras, transportistas, fuerzas de seguridad, voluntarios, sacerdotes, religiosas y tantos otros que comprendieron que nadie se salva solo (BUO). 

Quinto, ¿Cómo revertir este mal? Mediante el otro “contagio” que se transmite de corazón a corazón: renaciendo la esperanza. Para el Papa esto tiene implicaciones directas en las actitudes que podamos asumir en la vida personal, social o institucional. Por eso proclama:

Este no es el tiempo de la indiferencia, porque el mundo entero está sufriendo y tiene que estar unido para afrontar la pandemia… Este no es el tiempo del egoísmo, porque el desafío que enfrentamos nos une a todos y no hace acepción de personas… No es este el momento para seguir fabricando y vendiendo armas, gastando elevadas sumas de dinero que podrían usarse para cuidar personas y salvar vidas… Este no es tiempo del olvido. Que la crisis que estamos afrontando no nos haga dejar de lado a tantas otras situaciones de emergencia que llevan consigo el sufrimiento de muchas personas… (MPUO).

Sexto, después del coronavirus, la globalización de la indiferencia seguirá amenazando y tentando nuestro caminar. Por eso el Papa propone la implementación de un proyecto alternativo que dé consistencia al cambio buscado.

Ojalá [esa amenaza]nos encuentre con los anticuerpos necesarios de la justicia, la caridad y la solidaridad. No tengamos miedo a vivir la alternativa de la civilización del amor, que es “una civilización de la esperanza: contra la angustia y el miedo, la tristeza y el desaliento, la pasividad y el cansancio. La civilización del amor se construye cotidianamente, ininterrumpidamente. Supone el esfuerzo comprometido de todos. Supone, por eso, una comprometida comunidad de hermanos” (MPUO).

Séptimo, con el coronavirus y después de él, hay preguntas cuyas respuestas no admiten rodeos. El Papa las deja sonando en la conciencia personal y colectiva. ¿Seremos capaces de actuar responsablemente frente al hambre que padecen tantos, sabiendo que hay alimentos para todos? ¿Seguiremos mirando para otro lado con un silencio cómplice ante esas guerras alimentadas por deseos de dominio y de poder? ¿Estaremos dispuestos a cambiar los estilos de vida que sumergen a tantos en la pobreza, promoviendo y animándonos a llevar una vida más austera y humana que posibilite un reparto equitativo de los recursos? ¿Adoptaremos como comunidad internacional las medidas necesarias para frenar la devastación del medio ambiente o seguiremos negando la evidencia? (MPUO).

(*) Profesor del Instituto Hispano de la Escuela Jesuita de Teología. Universidad de Santa Clara, CA. Profesor de la Escuela de Liderazgo Hispano de la Arquidiócesis de San Francisco California. Exdirector de radio universitaria YSUCA. Profesor jubilado de la UCA.



La tempestad desenmascara nuestra vulnerabilidadFrancisco lo explica de manera gráfica:

Con [ella] se cayó el maquillaje de esos estereotipos con los que disfrazábamos nuestros egos siempre pretenciosos de querer aparentar; y dejó al descubierto, una vez más, esa (bendita) pertenencia común de la que no podemos ni queremos evadirnos; esa pertenencia de hermanos.


Pandemia 2

La presidenta del Club The Strongest, Inés Quispe, entrega una canasta con víveres donados por ella y su esposo en El Alto (Bolivia).  Foto/EFE

Pandemia 4

Una persona de escasos recursos recibe alimentos repartidos por la asociación Casa de las Muñecas Tiresias en Ciudad de México (México). Foto/EFE