El déficit en el comercio internacional de bienes y servicios subió un 8,4 por ciento en mayo hasta los 55.500 millones de dólares, la mayor cifra en lo que va de año y pese a la agresiva política arancelaria del Gobierno, informó este miércoles el Departamento de Comercio.

 El dato es algo superior a las previsiones de los analistas, que habían anticipado un déficit de 54.400 millones de dólares.

 En mayo, las exportaciones alcanzaron un valor de 210.600 millones de dólares, un 2 por ciento más que en el mes anterior; y las importaciones ascendieron un 3,3 por ciento, hasta los 266.200 millones de dólares.

 En los primeros cinco meses del año, el déficit comercial ha aumentado un 6,4 por ciento.

 El alza de mayo vino dada en gran parte por el abrupto aumento en las importaciones de automóviles, de un 7,5 por ciento, así como al incremento del 11 por ciento en las importaciones de crudo.

 El déficit con China, muy sensible políticamente por la guerra comercial desatada por el presidente, Donald Trump, subió en mayo un 12 por ciento, hasta los 30.200 millones de dólares.

 El pasado fin de semana Trump se reunió en el marco de la cumbre del G20 de Japón con el presidente chino, Xi Jinping, y alcanzaron una nueva tregua en la disputa comercial, lo que ha animado a los mercados financieros.

 Trump acordó no imponer nuevos aranceles a las importaciones chinas, mientras que Xi prometió aumentar las compras de productos agrícolas nacionales.

 El mandatario llegó a la Casa Blanca con la promesa de reducir el abultado déficit comercial en el país, pero tras más de dos años en el cargo no ha logrado reducir el desequilibrio. EFE