Más de 13 millones de niños se ven afectados por la pobreza en EEUU, un índice del 18 por ciento que se mantiene igual desde 1990, según revela esta semana un nuevo reporte de la Fundación Annie E. Casey.

 Este índice se mantiene sin cambios, pero en 1990 había poco más de 64 millones de menores de 18 años en el país, en comparación con los 73 millones de la actualidad; es decir, ha habido un aumento del 15 por ciento de la población infantil, indica el informe.

 Eso significa que mientras hace 30 años la pobreza afectaba a 11 millones y medio de menores, esa cifra llega ahora a 13 millones y medio, o lo que es lo mismo: a 2 millones de niños pobres más que en 1990.

 Los más afectados, dice el reporte, son los niños de familias de bajos ingresos, incluso si uno de los padres trabaja a tiempo completo; las familias con un solo padre a cargo del menor, y las familias de minorías étnicas como hispanos, afroamericanos y nativos.

 Uno de los factores claves que produjo el aumento en la cantidad de niños pobres es el costo de la vivienda, que obliga "a un creciente porcentaje de familias a vivir en áreas con alta pobreza", reza la investigación.

 "Aunque la economía ha crecido, muchos niños y familias se han quedado rezagados", afirma el reporte y agrega que "nosotros, como país, hemos fracasado al no haber eliminado las desigualdades raciales y étnicas que en parte impulsaron la publicación de nuestro primer reporte".

 Esas desigualdades, según la Fundación, han "persistido durante las últimas tres décadas", por lo que resulta ahora "más urgente que nunca que los legisladores y otros líderes de todos los niveles cumplan con su responsabilidad de responder a esos problemas".

 De acuerdo con el sondeo, la diversidad racial y étnica ha aumentado entre los niños y jóvenes, por lo que en la actualidad los latinos representan el 25 por ciento de los menores en la nación, el doble que en 1990, y los asiáticos el 6 por ciento, en comparación con el 3 por ciento de hace 30 años.

 Los porcentajes de niños afroamericanos (15 %) y nativos (1 %) no han variado desde la fecha en que parte la comparativa.

 Un dato curioso es que Colorado, a pesar de su buena economía (la quinta mejor del país) y de ser un "estado saludable", es a la vez uno de los más impactados por la pobreza infantil y por la inseguridad económica de las familias.

 "En todo Colorado vemos a familias carenciadas que tienen que elegir entre pagar renta, comprar medicamentos o comprar alimentos", dijo Taylor Washington, directora de Participación Comunitaria de la organización Colorado Sin Hambre.

 No obstante, el informe de la Fundación Annie E. Casey puntualiza que durante los últimos 30 años hubo mejoras en 11 de los 16 índices que la encuesta nacional KIDS COUNT tiene en cuenta para determinar la situación de los menores de edad en este país.

 Por ejemplo, en el período estudiado, se redujo el número de madres adolescentes, que en este momento se encuentra en el porcentaje más bajo "de la historia".

 Además, creció tanto el número de menores de 4 años que asisten a clases preescolares, como de jóvenes que completan sus estudios secundarios.

 Con sede en Baltimore y alcance nacional, la Fundación Annie E. Casey fue creada en 1948 y se dedica "a desarrollar un futuro más brillante para millones de niños en riesgo de resultados educativos, económicos, sociales y de salud deficientes", según su propia web. EFE